Artistas disidentes van a juicio en Cuba y enfrentan años de prisión

LA HABANA (AP) — Dos artistas disidentes fueron juzgados el lunes en Cuba y enfrentan años de prisión luego de ser arrestados el año pasado luego de protestas, según otros activistas.

Los fiscales buscan una sentencia de 10 años para el rapero Maykel Castillo y seis años para el artista Luis Manuel Otero Alcántara, según la curadora de arte Claudia Genlui.

Ambos estaban involucrados con un grupo conocido como el Movimiento San Isidro, llamado así por el barrio donde vive Otero Alcántara, que había atraído un apoyo inusualmente amplio entre destacados artistas y músicos cubanos en 2020.

Otero Alcántara fue detenido por desórdenes públicos en julio de 2021. Castillo, también conocido por su nombre artístico Osorbo, fue detenido en mayo de 2021 por desacato y resistencia a la autoridad.

Las autoridades no confirmaron que el juicio se llevaría a cabo, pero se colocó un guardia policial en el tribunal y media docena de diplomáticos europeos se habían reunido con la esperanza de ingresar. Por lo general, solo se permiten los miembros de la familia de los acusados.

Si bien los funcionarios no hicieron comentarios esta vez, en el pasado dijeron que las personas estaban siendo procesadas por violar la ley en lugar de por activismo político.

Castillo fue uno de los compositores de la canción “Patria y Vida”, que ganó un premio Grammy Latino este año y se ha convertido en una especie de himno para los críticos del gobierno comunista. Es un giro en el eslogan oficial, “¡Patria o muerte!”

Otero Alcántara se había dado a conocer por obras que presentaban la bandera cubana en formas que algunos consideraron irrespetuosas.

Ambos hombres fueron arrestados antes de los dos días de manifestaciones generalizadas en julio de 2021 en protesta por la escasez, los cortes de energía y el gobierno.

En noviembre de 2020, la policía disolvió una especie de plantón en la casa de Otero Alcántara en apoyo de otro rapero, Denis Solís, que había sido condenado a prisión por insultar a un policía. Castillo estuvo entre los que participaron en el plantón.

Las autoridades dijeron que actuaron para hacer cumplir las restricciones de salud de COVID-19, pero esto llevó a unas 200 personas a organizar una protesta más grande, casi sin precedentes, frente al Ministerio de Cultura. Eso se disolvió después de que los miembros del grupo dijeran que habían ganado un voto inusual del gobierno de mayor tolerancia hacia el arte independiente.

Otero Alcántara también fue el centro de las protestas de otros artistas tras su arresto el año pasado. Fue hospitalizado, al parecer durante una huelga de hambre, para exigir la devolución de las obras que las autoridades habían confiscado cuando fue detenido.

En apoyo, cerca de otros 20 destacados artistas exigieron que sus obras fueran retiradas de la exhibición en el Museo Nacional de Bellas Artes, que rechazó la convocatoria.

Diplomáticos del Reino Unido, Noruega, Suecia, República Checa, Alemania y Holanda acudieron al edificio del tribunal el lunes, pero indicaron que no les habían dado permiso para entrar.

Human Rights Watch y Amnistía Internacional emitieron declaraciones la semana pasada calificando el caso contra los dos artistas como una “farsa”.

Leer en Associated Press