Buenas noticias diplomáticas

El Gobierno de los Estados Unidos (EE.UU.) informó que el presidente Donald Trump ha nominado al hasta ahora embajador de ese país en la OEA, Carlos Trujillo, para ocupar el cargo de subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental. De acuerdo con la ley estadounidense, el nombramiento de Trujillo será efectivo a partir de que el Senado lo confirme.

En caso de ser confirmado, el embajador Trujillo será la cuarta persona que ocupe ese cargo en la administración del presidente Trump. Primero fue desempeñado por Francisco Palmieri, después por Kimberly Brier y finalmente por Michael Kozac, quien lo ha ocupado interinamente durante los últimos seis meses.

La Subsecretaría de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental es determinante en la elaboración y aplicación de la política estadounidense para la región de América Latina y el Caribe. Y en lo que nos atañe particularmente, esa cartera es fundamental para fijar la posición de los EE.UU. hacia las dictaduras sobrevivientes de la región, incluyendo la de Nicaragua

La posición del embajador Trujillo en la OEA ha sido beligerante, ha fustigado sin tregua a la dictadura de Daniel Ortega y promovido una salida democrática en Nicaragua mediante elecciones libres, limpias y debidamente observadas.

“Pocas personas entienden las complejidades y amenazas que nuestra región enfrenta actualmente, como el embajador Trujillo”, declaró el senador Marco Rubio, al conocer la nominación del casi seguro próximo subsecretario de Estado para los Asuntos Hemisféricos. Rubio es presidente del Subcomité para el Hemisferio Occidental del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, un crítico implacable de la dictadura de Ortega y solidario incondicional con la lucha del pueblo nicaragüense por la libertad, la democracia y la justicia.

De manera que la nominación del embajador Trujillo ha sido una excelente noticia para la resistencia democrática y cívica de Nicaragua, y se espera que sea complementada con el nombramiento de un nuevo embajador de los EE.UU. en la OEA que tenga la misma garra de su antecesor en la lucha contra las dictaduras.

La otra buena noticia diplomática conocida en los últimos días, ha sido la retirada de la candidatura del peruano Hugo de Zela para la Secretaría General de la OEA. De esta manera se facilita la reelección de Luis Almagro para un segundo y último período de cinco años, pues solo le queda como competencia la candidatura de la diplomática ecuatoriana María Fernanda Espinoza, amiga y defensora de los regímenes dictatoriales de Cuba, Venezuela y Nicaragua.

Sin duda que sería un golpe negativo a la lucha democrática para poner fin a esas dictaduras e instaurar la democracia, que la candidata izquierdista ecuatoriana resultase electa. En cambio, la reelección de Almagro garantizaría la continuidad de la política antidictaduras que la Secretaría General de la OEA ha venido aplicando hasta ahora. La cual, además, se vería reforzada con la presencia de Carlos Trujillo al frente de la Subsecretaría de Estado de Estados Unidos para el Hemisferio Occidental.

La elección del secretario general de la OEA será mañana 20 de marzo, a menos que a última hora sea pospuesta por la desquiciante alarma del coronavirus o Covid-19.

Leer en La Prensa

Be the first to comment