Cien Mentiras de Fidel Castro (XII)

Fidel Castro (Foto: Ismael Francisco/Cubadebate)

MIAMI, Estados Unidos. – ¿Por qué llamo a este tema “Cien Mentiras de Fidel Castro”? Porque él afirma lo contrario de lo que piensa, disfraza su pensamiento haciendo que sus pronunciamientos parezcan otra  cosa. Porque falsifica lo prometido quebrantando su palabra. De él podemos decir que “Miente más que habla”.

A fin de comprender las acciones de Castro, es necesario entenderlo como lo que  realmente es, no como la gente quiere que sea. Es un hombre con dos caras, una es la cara de un revolucionario que promete prosperidad, democracia y la restauración de la Constitución cubana de 1940. La otra es la cara de un mentiroso que dice y promete cualquier cosa con objeto de permanecer en el poder de por vida.

Las siguientes infames mentiras fueron utilizadas por Fidel Castro para engatusar al pueblo cubano, para más tarde traicionar los verdaderos principios de la revolución convirtiendo la isla en un satélite de la Unión Soviética.

86. (Continuación) Fidel Castro, el 28 de enero de 1998, en una no tan velada amenaza del posible uso de una guerra bacteriológica contra los Estados Unidos dijo: “Este cordero no puede ser devorado, ni con aviones, ni con bombas sofisticadas, porque este cordero tiene más inteligencia que ustedes y en su sangre hay y siempre habrá veneno para ustedes”.

Según el entomólogo cubano Dr. Luis Roberto Hernández, que trabajó en el Instituto de Zoología donde los laboratorios del Frente Biológico fueron instalados, dijo que “estos eran laboratorios para la identificación y producción de virus y usar como ‘hospederos’ a las aves migratorias para su diseminación.” Él también dijo que “Oficiales de la inteligencia militar a cargo del funcionamiento de los laboratorios nos ordenaron atrapar aves con rutas migratorias hacia los Estados Unidos con la idea de soltar bandadas de aves contaminadas que serían picadas por los mosquitos que, a su vez, infectarían a los humanos”.

Ciclo de transmisión del virus del Nilo Occidental (Foto de archivo)

Estos virus son idóneos para ser inoculados a aves migratorias que vuelan de Cuba a los Estados Unidos durante la primavera. Según el  ornitólogo cubano Carlos Wotzkow, Fidel Castro propuso el proyecto de las aves migratorias. El frente fue creado como “la idea de desatar una guerra biológica contra el territorio de los Estados Unidos por medio de la introducción de virus de enfermedades infecciosas inoculadas en aves migratorias”.

Desde la introducción del Virus del Nilo Occidental (VNO) en los Estados Unidos en 1999 hasta el 2018, la epidemia ha ocasionado 2 300 muertes, un promedio de 115 muertes por año. La epidemia tiene todas las características de un ataque de bioterrorismo.

“La recopilación de los datos y su conexión subsiguiente proporcionan evidencia concluyente, el famoso ‘smoking gun’, de la introducción de un arma biológica de bajo nivel, el VNO, para poner a prueba el sistema de entrega y su impacto en los seres humanos, los animales, la  ecología y la economía, por una nación terrorista” (El Virus del Nilo Occidental utilizado como Arma Bacteriológica).

Debe quedar bien claro que el régimen castrista es uno de los gobiernos que alienta, proporciona santuario y entrena cierto número de organizaciones terroristas que cometen estos actos malvados. Castro ha expresado en numerosas ocasiones, en apariciones públicas y privadas, nacionalmente y en países extranjeros, su odio hacia los Estados Unidos, su forma de vida, su sistema político, su sistema económico. Este es un hecho irrefutable.

87. “No hay sistema político, ni justicia social, ni socialismo sin economía” (VI Congreso de la ANEC, 25 de noviembre de 2005).

El estado de bancarrota de la economía cubana es responsabilidad solamente del régimen castrista. Bajo este sistema, la economía seguirá deteriorándose paulatinamente, sin esperanzas de mejoría. La economía está estrechamente vinculada al desarrollo social y al nivel de vida de la población cubana, lo que hace imposible el mejoramiento de los mismos bajo el régimen actual.

Según la Oficina del Censo de los Estados Unidos, las empresas propiedad de cubanos en el año 2002 ascendían a 151 700, con un volumen de venta de $35 500 millones, que sobrepasan los $19 924 millones del producto interno bruto de la Isla durante el 2002. Esto ha sido llevado a cabo por el 12 % de la población en el exilio (1,37 millones en los EE.UU. versus 11,17 millones en la isla en el 2002).

La mayoría de los cubanos en la Isla, si los dejaran escoger, preferiría la oportunidad a una vida mejor bajo el capitalismo sobre la igualdad de una pobreza garantizada por el régimen castrista.

88. “Cuba se convertirá en 2006 en un modelo energético para el mundo, a partir de la aplicación de nuevos conceptos en el campo de la generación de energía (…) Estoy convencido de que esto va a tener una repercusión mundial (…) Para mediados de 2006 nos sobrará electricidad (…) Tenemos asegurada cuatro veces la capacidad de generación eléctrica que va a necesitar el país. Sería muy difícil que para junio o julio del próximo año no tengamos ya el 80 por ciento de las nuevas capacidades de generación instalados, a las cuales se añaden un 80 por ciento de capacidades en plantas de emergencia”.

Eso afirmó Castro durante la última sesión de la Asamblea del Poder Popular, celebrada en La Habana el 24 de diciembre de 2005.

El 2006 fue denominado “Año de la Revolución Energética en Cuba”. El 17 de enero de 2006, Castro inauguró en Pinar del Río un complejo de grupos electrógenos para el suministro de la provincia. Los grupos electrógenos se incorporaron al sistema eléctrico nacional bajo el programa de la Revolución Energética, producto de la descabellada idea de Fidel Castro.

Las desventajas de los grupos electrógenos incluyen que han sido diseñados para ser empleados en casos de emergencias, son muy ineficientes y tienen un consumo de combustible diésel y gasolina muy alto, y el tener que proporcionar mantenimiento y servicios a miles de unidades generadoras dispersas a lo largo de la isla.

Las fluctuaciones en el voltaje ocasionan roturas de los equipos electrodomésticos de la población, obligada por el régimen a la compra de dichos equipos, al mismo tiempo que se ha aumentado la tarifa eléctrica en un 50 por ciento por kilowatt/hora consumido.

Los apagones siguen ocurriendo después que Castro anunciara que desaparecerían gracias a la Revolución Energética. Esto es debido al deterioro de las plantas eléctricas existentes, las pérdidas en las líneas de transmisión y distribución y la disminución de la energía producida por los grupos electrógenos. De acuerdo con la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI), su capacidad de generación del 2008 al 2015 disminuyó un 65%. La experiencia histórica nos demuestra que la famosa revolución energética no es más que otro de los fantásticos planes del dictador cubano condenados al fracaso.

89. “Es una campaña para pintarme como un ladrón (…) Tengo el honor de poder decir que no poseo ni cuento en mi haber con un solo dólar (…) Toda mi fortuna, señor Bush, cabe en el bolsillo de su camisa” (Programa de la TV Mesa Redonda, 15 de mayo de 2006).

María Werlau, en el documento “Fidel Castro Inc.: A Global Conglomerate”, provee declaraciones de testigos desertores del régimen que coinciden en describir, en diferentes épocas y circunstancias, operaciones inescrupulosas para depositar en las cuentas internacionales de Castro. La revista Forbes, en el 2006, estimó la fortuna de Fidel Castro en $900 millones. Arturo Guzmán Pascual, exministro de Economía del régimen, en el programa de TV de María Elvira en Julio de 2008, estimó en $1 200 millones la fortuna bajo el control de Fidel Castro en bancos suizos. Hay que describirlo como lo que realmente fue: el ladrón del siglo.

Fidel Castro afirmó que vivió una vida ejemplar de frugalidad revolucionaria en un salario de sólo $36 por mes. El teniente Coronel Juan Reinaldo Sánchez, quien fue su guardaespaldas personal durante 17 años -desde 1977 hasta 1994-, así como oficial de inteligencia del Ministerio del Interior, escribió el libro de memorias “La doble vida de Fidel Castro”, donde describe la vida secreta de Fidel y descarta su afirmación de frugalidad.

“Él siempre dice que vive frugalmente. Mentiras. Vive en un lujo que la mayoría de los cubanos ni siquiera pueden imaginar”.

Infografía de Cayo Piedra (Foto: Twitter)

La inmensa fortuna personal de Castro incluye cerca de 20 casas de lujo, una isla de refugio llamada Cayo Piedra, situada al sur de la bahía de Cochinos, con una gran piscina, helipuerto, un delfinario, una laguna para tortugas, un yate de lujo de 88 pies y varios buques de pesca. Sánchez dijo que Castro tiene su propio barco hospital. Solo amigos especiales se admitían en el cayo. Los huéspedes son atendidos por atractivas mujeres jóvenes.

90. En el año 2006, Fidel Castro expresó públicamente lo siguiente: “De racismo no hablemos en Cuba, porque existe lo mismo de los blancos hacia negros, como de los negros hacia blancos (…) mejor me callo la boca, para no ofender a los negros” (Ref., Guillermo Fariña, “De pernada pero racista”, octubre 29 de 2007).

Esta declaración pública después de 47 años en el poder es una muestra palpable de su mentalidad racista. Bajo el régimen castrista ser negro es como ser un paria, donde por el color de la piel concluyen que tienes inclinación a ser delincuente y te tratan como tal, aplicándote la Ley de Peligrosidad Social. Esta ley fue creada con el objeto de encarcelar sin haber cometido delito alguno a todo aquellos considerados como “diferentes”, desafectos a los “valores” del régimen. Los jóvenes negros son detenidos y hostigados por la policía sin razón aparente que no sea la de su raza. Se les pide identificación y se les interroga. Esto no es más que un racismo encubierto, un abuso de poder del  régimen castrista.

91. “El imperialismo acaba de cometer un monstruoso crimen en Ecuador. Bombas mortíferas fueron lanzadas en la madrugada contra un grupo de hombres y mujeres; que casi sin excepción, dormían. (…) Las acusaciones concretas contra ese grupo de seres humanos no justifican la acción. (…) A sangre fría nadie absolutamente tiene derecho a matar” (Reflexión, marzo 3 de 2008).

Así que es inhumano el ataque contra la guerrilla narcotraficante de las FAR, comandada por Raúl Reyes, porque estaban durmiendo. El ataque al cuartel Moncada, llevado a cabo por Fidel Castro el 26 de julio de 1953, se realizó también durante la madrugada cuando los soldados del ejército cubano dormían. Los atacantes, vestidos con el uniforme oficial del ejército, “a sangre fría”, abrieron fuego ocasionando decenas de muertos. Haz lo que digo, pero no lo que hago.

Los impactos de las balas en la fachada del Moncada fueron hechos por una ametralladora calibre 30 que disparó el sargento José Virués Moraga contra cinco rebeldes que se atrincheraron en el ala izquierda del cuartel.

Leer en Cubanet

Be the first to comment