Díaz-Canel descarta la libertad de prensa

Clausura del Congreso de la UPEC. (CUBADEBATE) Desde la izquierda: el nuevo presidente de la UPEC, Ricardo Ronquillo, Díaz-Canel y Marino Murillo. (CUBADEBATE)

Miguel Díaz-Canel clausuró este sábado el X Congreso de la oficialista Unión de Periodistas de Cuba (UPEC) con un discurso en el que mantuvo la tradicional postura defensiva del régimen ante la información que no puede controlar y descartó la libertad de prensa en el país.

“Los periodistas cubanos tienen el mérito indiscutible de haber sostenido la voz de la nación en las circunstancias y las horas más adversas, con admirable lealtad, elevado sentido de responsabilidad, talento, inteligencia y contagioso entusiasmo”, dijo el gobernante ante delegados de la prensa estatal, la única legal en Cuba.

Añadió que el ejercicio de información demanda hoy de los periodistas oficialistas “ideales muy elevados para rechazar, en medio de grandes sacrificios económicos, las ofertas de pagos relativamente ‘generosos’ que la lucrativa industria de las campañas contra Cuba, oportunista y cínicamente, pone a disposición de quienes tienen un precio o creen ingenuamente en el falso discurso libertario de los apologistas del mercado”.

El Gobierno intenta desacreditar a la perseguida prensa independiente —que critica su gestión, revela casos de corrupción y negligencia y le exige asumir responsabilidades— acusándola de recibir dinero del exterior.

Díaz-Canel alabó el sistema de “medios públicos” cubano, señalado por la población de mentir sobre los problemas del país, ocultar su dimensión y no reflejar la realidad de la nación.

La “principal fortaleza [de ese sistema] son ustedes”, dijo Díaz-Canel a los periodistas oficialistas, que están entre los profesionales más tutelados por el régimen.

“Por más que lluevan intentos de devolvernos al pasado de sensacionalismo y prensa privada bajo máscaras nuevas, ni los medios públicos cubanos ni sus periodistas están en venta”, enfatizó el gobernante, lo que descartaría por el momento la posibilidad de legalización de medios independientes.

Presentó a la prensa estatal como defensora del sistema cubano y dijo que, junto al Partido Comunista, “viene de una misma raíz”.

“Apunto a la abierta guerra que se nos hace desde medios que (…) han ido escalando en el ataque a lo que nos une —el Partido— y lo que nos defiende —nuestra prensa—, descalificando continuamente a ambos y tratando de fracturar y separar lo que viene de una misma raíz y crece en un mismo tronco”, dijo.

Díaz-Canel utilizó un texto del vocero oficialista Manuel Henríquez Lagarde para criticar a quienes reciben becas de universidades de Estados Unidos o cursos de periodismo en países como Holanda.

“Se es o no se es, desde los tiempos de Shakespeare”, dijo.

Reiteró que la Política de Comunicación Social aprobada por el Gobierno “declara a la comunicación como recurso estratégico de la dirección del Estado y el Gobierno, y define el carácter público de los servicios de radiodifusión y comunicación y reconoce solo dos tipos de propiedad para los medios de comunicación masiva: la estatal y la social”.

Reconoció las “demandas más fuertes” que han hecho los periodistas oficialistas durante el Congreso: “el salario, insuficiente y anclado en viejas resoluciones que es preciso desechar; la situación material precaria de los medios y de los periodistas”.

Pero no dio esperanzas de solución y dijo a los periodistas que están igual que el resto de los cubanos.

“Nadie mejor preparado que ustedes para entender que lo pendiente es mucho más que la necesidad de un gremio. Es la necesidad de un pueblo, noble y trabajador, cuyas historias humanas, heroicas y conmovedoras están aún por contarse a plenitud. Como está por parecerse más al país que somos, el país que nuestros medios muestran”, dijo.

Pese a la falta de recursos y la precariedad de los salarios que paga el régimen a los trabajadores de su maquinaria informativa, Díaz-Canel advirtió que “nunca puede faltar el recurso moral y la ética revolucionaria”.

“¡Por defender estos valores, somos Cuba!”, exclamó.

El gobernante pidió a los periodistas considerarlo “uno más” y les sugirió subordinarse a la “verdad” del régimen.

“Sí, la verdad necesita de ustedes. Y la Revolución, nos lo enseñaron Martí y Fidel, es esa verdad más grande que nosotros mismos”, afirmó.

Según la prensa oficial, durante el Congreso los periodistas eligieron a una nueva dirección de la UPEC.

El nuevo presidente, para un período de cinco años, es Ricardo Ronquillo Bello, subdirector del diario Juventud Rebelde, órgano de la Unión de Jóvenes Comunistas.

Tendrá como vicepresidentes a Rosa Miriam Elizalde, Ariel Terrero Escalante y Jorge Legañoa Alonso.

Leer en Diario de Cuba

Be the first to comment

Leave a Reply