El Azote seguirá azotando

Por primera vez en los últimos 25 años, los lectores de LA PRENSA no podrán este domingo leer ni disfrutar El Azote, el popular suplemento satírico que ha dejado de publicarse por la falta de papel, tinta y otros insumos que sufre este Diario, debido a la censura impuesta por la dictadura por medio del secuestro aduanero de las materias primas indispensables para su impresión.

La crisis del papel por la represión del régimen causó ya la desaparición de El Nuevo Diario y tres periódicos impresos más. Y tiene en situación de jaque mate al periódico Hoy y a LA PRENSA, la que no obstante seguirá publicándose y llegando al público en su plataforma digital.

La desaparición de El Azote es una pérdida sensible del periodismo nacional y un golpe severo a la libertad de expresión y de prensa. Sin duda que el propósito del régimen es causar el mayor daño posible a la prensa libre e independiente, inclusive desaparecerla, pues por su ideología totalitaria y la obsesión de poder absoluto Ortega y Murillo odian a muerte a la libertad de expresión y de información. Y en particular a LA PRENSA, que siempre ha sido para ellos como un dardo clavado en sus corazones intolerantes.

Precisamente ayer LA PRENSA publicó un impactante reportaje del periodista José Adán Silva, sobre la guerra de 40 años que el FSLN y Daniel Ortega personalmente han librado implacablemente contra LA PRENSA, para causarle daño e inclusive para tratar de liquidarla.

Ahora bien, El Azote, según dice su director Manuel Guillén, caricaturista estelar de LA PRENSA, seguirá publicándose en digital con la esperanza de volver a publicarlo en papel cuando se supere la crisis actual. Los dictadores y todos los que abusan del poder no pueden ni podrán librarse de la cáustica crítica humorística de las caricaturas. Estas son un reflejo de lo que ocurre en la sociedad, se nutren con el humor y el espíritu rebelde de la gente, los recrean para denunciar y censurar en formato humorístico a quienes detentan y ejercen el poder de manera dictatorial y corrupta.

La función del periodismo libre e independiente es informar, pero también poner los hechos en contexto, así como cuestionar el poder y denunciar los abusos y las injusticias. Esta función la cumple también el humor gráfico periodístico con su peculiar forma de expresión mediante la caricatura, la ironía, la sátira y la burla de aquellos personajes que por sus hechos y por sus palabras merecen ser caricaturizados.

De la crítica mediante las caricaturas —y ahora también de los memes digitales— no se libra ningún dictador ni abusador. De manera que El Azote, como promete Manuel Guillén en una entrevista con LA PRENSA que se publica este domingo, seguirá azotando la corrupción, la miseria moral y los crímenes de la dictadura.

La entrada El Azote seguirá azotando aparece primero en La Prensa.

Leer en La Prensa

Be the first to comment