El Banco Metropolitano quiere atraer a los cuentapropistas como clientes

“De un total de 130.000 cuentapropistas solo son clientes unos 12.000, y aunque las cifras aumentan cada año, estamos insatisfechos todavía. Tenemos que seguir asesorando a esos nuevos actores de la economía”, comentó este martes Isabel Sanz Riera, vicepresidenta del Banco Metropolitano S.A. (BanMet), según recoge el diario oficial Granma.

Para lograr un mayor acercamiento a los trabajadores cuentapropistas, las autoridades dijeron que disponen desde hace un año de una cuenta de correo electrónico a la que pueden enviar a los funcionarios de la institución sus dudas e inquietudes.

“Queremos que se comuniquen con nosotros”, dijo Orlando López, presidente de BanMet.

De acuerdo con las autoridades, el Banco Metropolitano cuenta con 93 sucursales y solo dos atienden fundamentalmente a los trabajadores por cuenta propia, a las cooperativas no agropecuarias y agricultores pequeños para la solicitud de créditos o financiamiento.

Las oficinas del BanMet trabajan de 8:30 am hasta las 3:00 pm. A partir de las 3:30 pm, solo se realizan operaciones por caja, es decir, cambios de moneda y denominaciones, depósitos, etc.

Como parte de su estrategia para atraer a cuentapropistas y ampliar sus operaciones, BanMet ha extendido el horario de atención.

“Con el objetivo de atender a la demanda de la población, en 26 sucursales hemos implementado un horario especial, que permite extender el servicio hasta las 7:30 pm, en al menos una entidad de cada municipio capitalino”, añadió Yelegny Fernández Castro, directora de Comunicación y Mercadotecnia de BanMet.

Los trabajadores por cuenta propia tienen recelos con las entidades bancarias del país, de acuerdo con encuestas y opiniones, porque estas entidades están diseñadas para controlar, de una u otra manera, el trabajo de sus clientes.

En 2014, el vicepresidente del Banco Central de Cuba, Francisco Mayobre Lence, reconocía en el oficial Granma que los cuentapropistas tenían “muchas dudas e insatisfacciones con el trabajo del banco”.

Asimismo, los cuentapropistas se quejan de todos los requerimientos bancarios a la hora de conceder un crédito a cualquier entidad productiva.

De acuerdo con datos oficiales, al cierre de julio de 2015, solo 2.482 pequeños empresarios privados habían recurrido al BPA (Banco Popular de Ahorro) en busca de financiamiento, cifra bien reducida en comparación con los más de medio millón de cuentapropistas que, según el Gobierno, hay en la Isla.

A principios de 2016, Vivian Sorolla Fernández, directora de BANDEC (Banco de Crédito y Comercio), dijo que el sector bancario buscaba a través de una inciativa piloto que comenzaría solo en Holguín hacer del gestor de microcrédito “una figura que es a la vez un producto especializado de acercamiento a los cuentapropistas”, hasta ahora sin acceso a “las ofertas crediticias del Estado”.

La mayoría de los cuentapropistas sigue prefiriendo recurrir a familiares y amigos en el extranjero o a medios propios para desarrollar su negocio.

Leer en Diario de Cuba