El compromiso de los profesionales de la salud

543 profesionales de la salud, de todas las especialidades, han suscrito y dado a conocer un pronunciamiento ante la situación de emergencia sanitaria creada por la pandemia del Covid-19, o coronavirus, y la irresponsable actitud frente a ella del régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo.

La pandemia no es ni debe de ser un problema político. Sin embargo la dictadura lo ha politizado con sus actitudes turbias, arrogantes y excluyentes. El régimen ha llegado al colmo de decir que el coronavirus es una enfermedad de los ricos y que por lo tanto los pobres no deben preocuparse por ella. Solo hasta cuando ya la expansión del contagio local o comunitario ha sido evidente, y los hospitales se llenaron de enfermos de coronavirus, las autoridades orteguistas comenzaron a tomar medidas parciales, sin llegar al fondo del problema.

En esta situación, los 543 profesionales que suscriben el documento que el sábado 9 de mayo corriente fue publicado en las ediciones digital e impresa del diario LA PRENSA, reclaman justamente que todos los nicaragüenses “tenemos el derecho a recibir una salud integral de calidad, sin discriminación y es obligación inherente del Estado garantizarla. La salud —agregan— además de ser un Derecho Constitucional es un Derecho Humano y es una responsabilidad indelegable del Estado de Nicaragua garantizar este derecho”.

Las demandas al gobierno que los profesionales de la salud plantean en su documento público son incuestionables, justas, necesarias y de factible ejecución si las autoridades gubernamentales recapacitaran, rectificaran y quisieran ejecutarlas con cuidadosa responsabilidad.

Las propuestas se refieren a que se deben de realizar pruebas masivas del coronavirus para mitigar la epidemia y reducir el impacto en la mortalidad humana, que es lo primordial, pero también en las estructuras y capacidades del sistema de salud pública nacional.

También, brindar a la ciudadanía una información permanente y transparente sobre la evolución de la epidemia, de acuerdo con los estándares internacionales, utilizando —advierte el pronunciamiento—, un lenguaje técnico claro.

Igualmente, establecer las medidas preventivas de distanciamiento social y protección personal, de cuarentenas donde sea necesario y sin falta dejar de convocar a reuniones masivas con cualquier fin.

Los 543 profesionales de la salud llaman a las autoridades correspondientes a garantizar las medidas de protección adecuadas para todo el personal sanitario, médicos, paramédicos y apoyos de toda clase, en el entendimiento de que son las personas que por su trabajo están más directamente expuestas al contagio.

Inclusive, el pronunciamiento pide a los gobernantes que apliquen en Nicaragua las políticas económicas y sociales que se están aplicando en los demás países centroamericanos, para amortiguar las graves consecuencias de la pandemia.

En todas partes del mundo azotado por la pandemia, los médicos y demás miembros del personal sanitario y de apoyo han dado y siguen dando muestras de abnegación, valor e intrepidez, al cumplir sus labores de atención a los pacientes del coronavirus muchas veces sin tener el equipo de protección que es indispensable.

Todas las profesiones y oficios tienen su propio código de responsabilidad y ética profesional, que es una garantía de la calidad de los servicios que brindan y los bienes que producen. Pero el código de ética de los médicos, generalmente conocido como Juramento Hipocrático, que se extiende a todas las personas que trabajan en el ámbito de la salud pública y privada, es el de más antigua data y seguramente el más emocionante, porque tiene que ver directamente con la protección de la salud y la vida de los demás, muchas veces sacrificando las propias y la tranquilidad de sus familiares.

Los nicaragüenses, igual que lo está haciendo la gente en todas partes del mundo, tienen que dar testimonio de admiración, cariño y respeto a todos los médicos, paramédicos y personal sanitario en general, que en condiciones muy adversas y bajo un régimen político insolidario, y hasta inhumano, están librando en primera fila la batalla contra la pandemia del coronavirus, de la que Dios ha de querer que salgamos victoriosos.

Leer en La Prensa

Be the first to comment