El ejemplo de El Nacional

El diario El Nacional, de Venezuela, con 75 años de antigüedad y el único que circula en todo el país, ha decidido reducir de siete a cinco días la circulación de su versión impresa.

Esto se debe a la necesidad de sobrevivencia, sobre todo por la falta de papel que ha sido uno de los mecanismos utilizados por la dictadura bolivariana para sacar de circulación a muchas publicaciones impresas. El Nacional ha podido sobrevivir hasta ahora gracias a la solidaridad internacional, de periódicos de países cercanos que le facilitan papel para que se pueda seguir imprimiendo. Pero eso no es suficiente.

Muchos periódicos dejaron de imprimirse en Venezuela y son publicados solo en internet. En esta situación, El Nacional es un ejemplo de tenacidad de un periódico independiente, libre y democrático, en un país dominado por una férrea dictadura que persigue hasta la libertad de pensar, como es la de Nicolás Maduro.

Como se dijo en el editorial de portada de El Nacional, mediante el cual informó a sus lectores la reducción de los días de circulación, es con mucha dificultad que este diario ha podido sobrevivir a las agresiones de la dictadura chavista, que han incluido hasta la persecución a su presidente y director, Miguel Henrique Otero, obligándolo a exiliarse.

Pero “una cosa es segura —ha dicho el gran periódico de Venezuela—: El Nacional seguirá sorteando los mecanismos de asfixia, los juicios, las multas, medidas sancionatorias y la censura a través de los bloqueos de internet”.

La libertad de prensa comenzó a ser atacada con ferocidad y menoscabada en Venezuela, desde el año 2009, poco después de que el dictador Hugo Chávez tomara el poder por medio de unas elecciones que ganó debido a la corrupción de los partidos tradicionales y de los políticos democráticos venezolanos.

Después, la situación de la libertad de prensa empeoró bajo el régimen de Nicolás Maduro, sucesor de Chávez. Solo el año pasado fueron sacados del aire ocho canales de televisión, 54 radioemisoras y 17 periódicos impresos dejaron de circular. El organismo no gubernamental independiente de Venezuela, Espacio Público, documentó en ese mismo período 1,002 denuncias de violaciones a la libertad de expresión y de información.

Sin embargo, estamos de que El Nacional sobrevivirá hasta que llegue el momento deseado de la liberación de Venezuela y este país vuelva a ser una robusta democracia, en la que brille la libertad de prensa.

Los medios de comunicación independientes de Venezuela y los de Nicaragua sufren el rigor de dictaduras que por su naturaleza odian la libertad de prensa y, por lo consiguiente, todas las libertades de los ciudadanos y los derechos humanos de las personas.

El Nacional de Venezuela y LA PRENSA de Nicaragua son periódicos hermanos y bastiones de la prensa libre en sus respectivos países, ambos compartiendo la convicción y la esperanza en la inevitable recuperación de la libertad y la democracia .

Leer en La Prensa

Be the first to comment

Leave a Reply