El fracaso de Gedeón

La Operación Gedeón contra el dictador venezolano Nicolás Maduro, para supuestamente eliminarlo o entregarlo al gobierno de los Estados Unidos (EE.UU.) que ha puesto precio a su cabeza, resultó en un lamentable fracaso.

Los especialistas en estas cosas calificaron el fallido operativo militar como una chapuza de la peor clase, cuyo resultado fue la muerte de varios conspiradores y otros apresados por el chavismo, entre ellos dos estadounidenses.

En realidad, los conspiradores no le hicieron honor a Gedeón, como llamaron a su operación militar fracasada. Gedeón fue el quinto juez del antiguo pueblo de Israel, un rey guerrero cuyo nombre en hebreo significa “destructor” o “guerrero poderoso”. La historia de Gedeón es relatada en el Libro de los Jueces, en el Antiguo Testamento de la Biblia, que lo exalta como un intrépido guerrero que combatió victoriosamente contra los Madianitas —feroces enemigos de los israelitas— que habitaban en la Tierra Prometida por Yahvé al pueblo de Israel.

Según las informaciones, el fallido operativo militar contra Maduro fue organizado por el mercenario y veterano de guerra estadounidense Jordan Goudreau, director de la empresa Silvercorp, cuyo giro de negocios aparentemente es brindar protección especial a personalidades que la requieran.

Por supuesto que inmediatamente Nicolás Maduro acusó al presidente de los Estados Unidos (EE.UU.), Donald Trump, de estar detrás del fracasado operativo militar para tratar de sacarlo del poder. Pero el gobierno estadounidense rechazó enfáticamente la acusación, que además carece de sentido, porque un operativo militar tan burdo como ese no podría haber sido organizado por los EE.UU., con toda su experiencia y maestría en guerras, golpes de Estado y conspiraciones armadas, y con los recursos tecnológicos más avanzados que tienen a su disposición.

Pero tampoco se puede asegurar que la Operación Gedeón ha sido un montaje de la dictadura chavista, para justificar la represión final contra Juan Guaidó, el presidente encargado de Venezuela que tiene el reconocimiento internacional y el respaldo de las democracias más importantes del mundo.

Al parecer, representantes de Guaidó participaron en el comienzo del plan Gedeón, pero se retiraron cuando se dieron cuenta de que no tendría viabilidad o carecían de recursos para financiarlo. Lo cierto es que la oposición venezolana ha usado todas las formas de lucha contra la dictadura bolivariana, desde que el difunto caudillo Hugo Chávez la instauró en 1999. Los adversarios de la dictadura han utilizado la participación electoral y las movilizaciones callejeras, los paros generales, los atentados personales y la conspiración militar, incluyendo un golpe de Estado que logró derrocar a Chávez en 2002, pero este recuperó el poder por falta de apoyo internacional a los golpistas, inclusive del Gobierno de los EE.UU.

La lucha de los demócratas venezolanos ha sido heroica y admirable, pero no es ese el camino que la oposición mayoritaria de Nicaragua ha escogido para sacar a la dictadura orteguista del poder y recuperar la democracia.

Leer en La Prensa

Be the first to comment