El Gobierno raciona la venta de 50 productos en los comercios minoristas de Cienfuegos

El Gobierno ordenó al Grupo Empresarial de Comercio de Cienfuegos limitar la venta de productos de alta demanda a la población en su red de mercados minoristas, ante “la carencia de abastecimientos” tras el impacto negativo que ha tenido el huracán Irma sobre la economía en la Isla.

Según publicó el periódico oficial local 5 de Septiembre, “la decisión responde a indicaciones del Consejo de Defensa Provincial y fue discutida por representantes del Gobierno en la región centro sur de Cuba” en un intento de “evitar el acaparamiento y la especulación”.

En circunstancias normales, ambas cuestiones son parte de la vida diaria del cubano ante su preocupación por abastecerse en un país donde la escasez es creciente y los productos más básicos no se encuentran en las tiendas estatales de forma estable.

En el caso de materiales de la construcción —precisaron funcionarios—, solo se venderán a los afectados por Irma y a quienes el Estado otorgó subsidios hasta la fecha.

Unos 50 productos destinados a la alimentación y aseo personal fueron incluidos en el racionamiento y la lista podría ampliarse a juicio de los directores municipales, aunque las cantidades máximas aprobadas por consumidor son invariables.

Los trabajadores por cuenta propia deberán presentar documentos de su estatus legal al momento de efectuar las compras.

Joel Castillo Fuentes, director del Grupo Empresarial de Comercio en Cienfuegos, dejó claro que “violar dicha disposición será considerado una falta grave” y “en consecuencia se aplicarán las medidas correctivas y procederá la denuncia ante las autoridades pertinentes”.

En la lista de productos racionados se encuentran los huevos, el arroz, la pasta dental, las velas, las frazadas de piso, las salchichas, los refrescos, pastas largas y coditos, carne de cerdo, entre otros. La cantidad que pueden comprar los cuentapropistas, que dependen de estos establecimientos para mantener a flote sus negocios, no dista mucho de la que puede adquirir un consumidor corriente.

El acaparamiento y la especulación están incluidos entre los delitos “oportunistas” que el Gobierno ha identificado tras el paso del huracán Irma por la Isla y que la Fiscalía anunció la semana pasada que castigaría con severidad. Hasta el momento el aparato estatal ha abierto más de 50 procesos penales por delitos como este y de otro tipo. 

Leer en Diario de Cuba