El gobierno venezolano anuncia la muerte de Óscar Pérez en enfrentamiento

Continue reading the main story Foto

Óscar Pérez durante una protesta en Caracas el año pasado

Credit
Miguel Rodríguez/Associated Press

Read in English

MEDELLÍN — Óscar Pérez, piloto de helicóptero y expolicía que lideró un grupo rebelde en acciones armadas contra el gobierno venezolano, fue abatido durante un enfrentamiento con las autoridades, según anunció el ministro de Interior, Néstor Reverol.

El reporte de su muerte pone fin a un dramático tiroteo desatado el lunes y comentado por medio de videos en redes sociales.

Pérez, de 36 años, se volvió conocido en Venezuela el año pasado después de mostrarse en videos antigubernamentales publicados cuando arreciaban las protestas en contra de Nicolás Maduro. En junio, él y un grupo pequeño tomaron control de un helicóptero que sobrevolaron por las oficinas del Tribunal Supremo de Justicia en Caracas, contra el cual lanzaron granadas, y abrieron fuego contra el Ministerio de Interior.

Pérez después develó un cartel y un video urgiendo a los venezolanos a rebelarse contra Maduro. Aunque nadie resultó herido en el ataque a los edificios gubernamentales en junio, el que pudiera suceder dejó mal parado al gobierno, que prometió capturarlo.

Había estado fugitivo desde entonces, aunque con constante presencia en redes sociales con videos en los que él y una banda enmascarada instaban a la gente a salir a las calles “en resistencia” al gobierno de Maduro, que calificaron de tiránico.

“Le quiero pedir a Venezuela que no desfallezca, que luchen, que salgan a las calles”, dijo. “Ya es hora de que seamos libres y solo ustedes tienen el poder ahora”.

En un comunicado, Reverol, el ministro de Interior y Justicia, dijo que el piloto estaba entre los siete muertos durante los enfrentamientos; calificó a todos de “insurgentes y terroristas”. Dos policías fallecieron y cinco resultaron heridos, de acuerdo con las autoridades.

Reverol añadió que seis personas habían sido arrestadas, presuntamente miembros, colaboradores y financieros del grupo de Pérez, y que confiscaron rifles, uniformes militares, municiones y granadas.

Imágenes compartidas en redes sociales supuestamente tomadas en el sitio donde se dieron los enfrentamientos muestran cuerpos, presuntamente de los rebeldes.

En uno de los videos de Pérez cuando estaban sitiados, este aparece con el rostro ensangrentado asegurando que no quieren dejarlos entregarse. “Nos quieren asesinar”, dice.

La popularidad inesperada de Pérez sucedió el año pasado en momentos de revuelo político en Venezuela. Un policía que alguna vez actuó en una película de acción de bajo presupuesto se convirtió casi en una versión de carne y hueso del personaje que había interpretado.

El lunes por la madrugada, Pérez anunció que habían descubierto su escondite y comenzó a publicar varios videos desde la población de El Junquito, mientras los venezolanos estaban pegados a las redes sociales viendo lo que sucedía.

“Estamos negociando con los funcionarios, los fiscales”, dice en uno, mientras otros rebeldes en el fondo sostienen conversaciones telefónicas.

En otra grabación en la madrugada, Pérez volteó la cámara hacia afuera del escondite donde se veía a oficiales llamándolo.

“Somos patriotas, somos nacionalistas”, dice en otro. “Venimos con toda nuestra convicción”.

En varios de los videos se escucha a Pérez hablando de que su grupo planea entregarse y diciendo que hay civiles en el lugar sitiado, aunque en grabaciones posteriores comienzan a escucharse los balazos.

Aunque Pérez dijo el año pasado que esperaba que muchas personas respondieran a su llamado, en los últimos meses parecía estar cada vez más solo.

Después de participar en un mitin antigubernamental en julio, Pérez prácticamente desapareció de los radares. Aunque algunos integrantes de la policía y las fuerzas armadas realizaron ataques rebeldes propios, la dirigencia se mantuvo leal a Maduro. El helicóptero usado por Pérez fue encontrado abandonado poco después del ataque de junio.

Las protestas callejeras en contra de Maduro fueron en buena medida desbandadas por las autoridades después de que el presidente consolidó su poder con la disolución de la legislatura opositora y el establecimiento de la llamada Asamblea Nacional Constituyente compuesta por chavistas leales a él.

El lunes, además de los videos publicados por el mismo Pérez, surgió uno con quien presuntamente es su madre pidiéndole al gobierno que le permitiera rendirse. Sin embargo, el enfrentamiento no cesó.

En uno de los últimos videos publicados por el expolicía, este se nota agotado, con la cara llena de sangre. En el fondo se escuchan balazos.

“No quieren que nos entreguemos”, dijo.



Leer en el New York Times