El régimen cubano avanza en una 'reforma constitucional' que ratificará el poder absoluto del PCC

El Buró Político del Partido Comunista (PCC) ha aprobado un informe sobre los estudios para una futura reforma de la Constitución, que ratificará su poder absoluto y el “carácter irrevocable” del socialismo, reporta la prensa oficial de la Isla.

El informe fue presentado por el secretario del Consejo de Estado, Homero Acosta Álvarez, en un pleno del Comité Central presidido por Raúl Castro y del que no se precisó fecha.

El general debe abandonar la cabeza del Gobierno el próximo 19 de abril, pero seguirá siendo secretario general del PCC al menos hasta 2021. La Constitución castrista otorga al Partido el control sobre el resto de los poderes del Estado.

Según el diario oficial Granma, la “reforma” de la Constitución “deberá reflejar las principales transformaciones económicas, políticas y sociales derivadas de los acuerdos aprobados en el VI y VII congresos del Partido y de los objetivos de su Primera Conferencia Nacional”. Se trata de las medidas puestas en marcha por el régimen para garantizar su supervivencia.

“La reforma recogerá las experiencias adquiridas en estos años de Revolución, particularmente en la organización y funcionamiento de los órganos del Poder Popular y el ejercicio de los derechos fundamentales de los ciudadanos. Tiene como referentes nuestra historia constitucional y procesos similares en otros países”, añadió el reporte oficial, sin ofrecer más detalles.

El régimen da actualmente los toques finales al traspaso de la Presidencia dentro del castrismo.

Las informaciones que publica la prensa estatal sobre las reuniones de la cúpula del PCC suelen ser ambiguas, escasas en detalles y escamotear los puntos relevantes a los ciudadanos.

Granma indicó que en el pleno del Comité Central, que duró dos días, se examinaron “temas relacionados con la actualización del modelo económico y social cubano”, eufemismo que utiliza el régimen para nombrar sus ajustes. También la situación de la vivienda.

Casi un 40% de viviendas en regular o mal estado

Los asistentes analizaron el “proyecto de la Política de la Vivienda”, uno de los sectores con más problemas en el país y en el cual el Gobierno incumple regularmente sus planes.

El ministro de la Construcción, René Mesa Villafaña, dijo que para su elaboración se tuvieron en cuenta el estado actual del fondo habitacional, muy arruinado, y “la conformación de una estrategia para detener el deterioro y luego avanzar en su recuperación y solución”.

En Cuba existen algo más de 3.824.000 viviendas, según datos del último Censo de Población, efectuado en 2012, y otras evaluaciones realizadas hasta junio de 2017. Según Granma, de ellas el 39% se encuentra en regular o mal estado técnico.

En años anteriores el Gobierno había reconocido casi un 60% de viviendas en esa situación. No está claro cómo se habría producido la supuesta mejoría. El otorgamiento de subsidios para reparación y construcción de viviendas es insuficiente y varios huracanes han causado grandes estragos en el sector.

El Gobierno calculó que la recuperación del fondo habitacional del país requerirá por lo menos diez años, y dijo que la prioridad en el primer quinquenio serán las viviendas con un mayor deterioro.

Prometió “importantes inversiones en la industria del cemento”, la fabricación de azulejos y muebles sanitarios, entre otros elementos.

También dijo que prevé “un mayor desarrollo de la producción local de materiales, que en los últimos cinco años ha venido creciendo anualmente entre el ocho y 11%”.

“En este intenso movimiento constructivo que acometerá el país participarán todos los actores posibles, entre ellos las familias, las organizaciones estatales de la Construcción, las cooperativas, las empresas constructoras subordinadas a los consejos de la Administración provinciales y las del sistema empresarial estatal del país”, dijo Granma.

Raúl Castro se va pidiendo ahorro

En cuanto a los ajustes económicos, el diario del PCC señaló que Marino Murillo Jorge, jefe de la Comisión Permanente para la Implementación y Desarrollo, presentó una evaluación, encargada por Raúl Castro, de las políticas implementadas desde 2011.

El análisis buscó “conocer a profundidad qué había salido bien, qué se debía rectificar y qué cuestiones obstaculizaban la implementación de las medidas”, indicó el reporte.

De modo general, Murillo dijo que el ritmo de implementación de políticas se redujo después de los primeros tres años, “por la complejidad de las medidas y también a causa de errores en la planificación de los procesos y en su control”, a las que se sumaron “limitaciones económicas y financieras que imposibilitaron el respaldo adecuado a un grupo de medidas que requerían inversiones”.

Pero el Gobierno siempre ha dejado claro que no tiene prisa por implementar medidas, aunque los cubanos, ahogados por la permanente crisis económica del país, sí la tengan.

Siguiendo la tónica de no aportar detalles, Granma dijo que Murillo se quejó de una visión limitada sobre los niveles de riesgos e incompleta apreciación de los costos y beneficios en la aplicación de las políticas, varias de las cuales se fueron desviando de sus objetivos, sin una oportuna corrección.

El Gobierno reiteró, por otra parte, que en los procesos actuales es prioridad “la unificación monetaria y cambiaria”. También la elaboración del Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social hasta 2030.

Según Granma, Raúl Castro opinó que, “a pesar de los errores e insuficiencias” en el proceso de ajustes económicos de su régimen, “la situación es más favorable que hace algunos años”. Reiteró “la necesidad de ahorrar hasta lo más mínimo” y criticó que “aún persiste una mentalidad derrochadora”.

Desde que el castrismo se instaló en el poder, los cubanos no han conocido época de bonanza. “Apretarse el cinturón” es el llamado que con más frecuencia ha hecho el régimen a los habitantes de la Isla.

Raúl Castro dijo que la Revolución es “la obra más hermosa que hemos hecho” y pidió que prevalezca “el espíritu de resistencia y combatividad (…) sin un atisbo de pesimismo y con total confianza en el futuro”.

Leer en Diario de Cuba

Be the first to comment

Leave a Reply