El régimen impone un nuevo delito al opositor cubano Ktivo Disidente

El activista y preso político cubano Carlos Ernesto Díaz González, más conocido como Ktivo Disidente, preso en la cárcel de Ariza, en Cienfuegos, podría ser acusado por el supuesto delito de atentado, luego de recibir una golpiza a manos de otros reclusos mientras estaba esposado.

“A la prisión fue a visitarlo una abogada junto con Instrucción Penal, e intentaron hablar con Ktivo, pero él se negó y dijo que ya tenía abogado. Fueron a informarle que estaba acusado de ‘atentado’, cuando al que le dieron golpes fue a Ktivo. Al parecer, quieren crearle una causa, porque saben que no tienen nada para acusarlo”, denunció Pedro López, familiar del preso político del 11J en Santa Clara Andy García. 

DIARIO DE CUBA supo además a través de Miguel Gómez, amigo del activista, que los padres del opositor presentaron el viernes una denuncia en la Fiscalía Militar de Cienfuegos por los golpes y malos tratos que ha recibido Díaz González en la prisión de Ariza.

Días antes de la golpiza, el activista consiguió sacar una carta de la prisión, a la que DIARIO DE CUBA tuvo acceso. En ella deja claro que está encarcelado por su forma de pensar y asegura que no saldrá de la cárcel si no es absuelto de cualquier cargo que le imputen. 

“Lo que no tiene lógica y es un total descaro es que por mis cuestionamientos políticos me haya tocado padecer acoso policial, calumnias, persecución, secuestro, asedio e intimidación a familiares y amigos, violación de mis derechos, desatención médica en la cárcel, ‘carretillas’, que otro recluso autorizado por los guardias del penal lanzara sobre mí, a través de una reja, orine y excrementos, y ahora este proceso penal, que disfrazan de una auténtica venganza”, expresa en la misiva el activista cienfueguero. 

“Condénenme, da igual. No sería su condena más que una formalidad que mantendría encarcelado a mi cuerpo. Mi mente vuela libre junto al sentir del cubano justo”, finaliza su misiva Ktivo Disidente. 

El opositor, primeramente acusado de “desobediencia” y “desacato”, fue arrestado tras protagonizar una protesta pública en solitario en La Habana el pasado 28 de abril, en la que reclamó el derecho de todos los cubanos a participar en la vida política del país.​

Subido a un muro en el bulevar de San Rafael, en Centro Habana, Ktivo Disidente pidió respeto a la libertad de opinión y de expresión: “El que es comunista, que lo sea, pero el que no, tiene que ser respetado”, dijo, mientras la mayoría de los que pasaban por la calle miraba de reojo.

Díaz González eligió el mismo sitio en que se manifestó el también encarcelado por razones políticas Luis Robles el 4 de diciembre de 2020. Su objetivo era respaldar al joven encarcelado y reafirmar su tesis de que donde cae uno, otros tienen que seguir levantando sus voces.

En el auto de imposición de medida cautelar que estableció en su contra la Fiscalía Provincial de Cienfuegos, sin embargo, no se menciona este hecho, sino dos citaciones de la Policía en abril a las que el activista no acudió. Supuestamente, alguien lo acusó del delito de difamación, pero el documento no ofrece más detalles sobre ello.

En dicho auto también se afirma que Ktivo Disidente había hecho publicaciones en sus redes sociales “contra dirigentes de la Revolución, entre ellos el presidente de la República y primer secretario del PCC, así como también (…) contra instituciones estatales y el Ministerio del Interior, lo cual ha materializado con el propósito de menoscabar el decoro y la integridad de personas e instituciones, poniendo en riesgo el correcto orden social del país”.

Leer en Diario de Cuba