Esperanzas renovadas pero más demoras para cubanos que buscan visas estadounidenses

CIENFUEGOS, Cuba (AP) — Como muchos cubanos antes que él, Roberto De la Yglesia dejó atrás a la mayor parte de su familia cuando se dirigió a Estados Unidos solo con su hijo en 2015, con la esperanza de poder traer pronto a su esposa e hijas a Cuba. Unite a él.

Años más tarde, el ingeniero mecánico de Nueva Jersey y su familia en Cienfuegos, Cuba, siguen esperando —con una mezcla de renovada esperanza y escepticismo— ahora que el gobierno de Biden ha dicho que reactivará el Programa de Reunificación Familiar estancado durante mucho tiempo, que permite a los cubanos legalmente en los EE. UU. traer parientes cercanos.

“Mi vida está en pausa”, dijo su esposa, Danmara Triana, sentada en el sofá de su casa en Cienfuegos rodeada de fotos envejecidas de la vida de la pareja. A unos metros de distancia, su hija Claudia, de 21 años, esperaba el regreso de la escuela de Alice, de 7 años.

“Mi día a día depende de esto: ver a mi hijo, ver a mi esposo”, dijo Triana. La contadora de 48 años dijo que revisa repetidamente el sitio web de la Embajada de Estados Unidos en La Habana en busca de noticias.

“Me levanto por la mañana y miro el teléfono. ¿Tendré una entrevista (para una visa) o no tendré una entrevista?”

La administración Biden dice que se han acumulado aproximadamente 20,000 solicitudes de visas de reunificación familiar desde 2017. Fue entonces cuando el presidente Donald Trump cerró efectivamente el programa al retirar al personal diplomático de Cuba en respuesta a una serie de misteriosas enfermedades entre los diplomáticos que muchos sospechaban que eran el resultado. de algún tipo de ataque de onda dirigida.

Pero muchos incidentes similares ocurrieron en otros lugares, incluso en Washington, y la CIA ahora ha determinado que es poco probable que sean el resultado de ataques de Rusia u otros adversarios extranjeros.

Si bien la administración dijo en abril que comenzaría a reanudar el programa, aún no ha ofrecido un cronograma para aumentar la presencia diplomática de Estados Unidos en Cuba.

Así que Triana y De la Yglesia esperan.

Los funcionarios estadounidenses le dijeron a la pareja en 2017, poco antes de que se retiraran los diplomáticos, que calificaron para el programa y en 2020 creían que habían terminado todo el papeleo y pagado todas las tarifas.

Miniatura de vídeo de Youtube

Luego llegó la pandemia de COVID-19, lo que se sumó a las complicaciones.

“Me siento varado. No vivo en ningún lado”, dijo Claudia, quien dijo que había abandonado la escuela de medicina porque se sentía “terriblemente desmotivada”.

La retirada de los diplomáticos fue solo uno de los muchos pasos de la administración Trump para aislar a Cuba y dar marcha atrás a una apertura dramática a la isla bajo la presidencia de Barack Obama.

Trump promulgó más de 200 medidas, que van desde la prohibición de cruceros hasta límites en el dinero enviado desde los EE. UU. y restricciones a los visitantes de los EE. UU.

Biden anunció que desharía algunas, pero no todas, de las restricciones de la era Trump.

Con las operaciones consulares inactivas en La Habana, los funcionarios estadounidenses les dijeron a los cubanos que buscaran visas en las operaciones en Guyana, al otro lado del Caribe en el continente sudamericano, una opción costosa y poco práctica para la mayoría.

Entonces, con la economía de Cuba en una situación desesperada, un número cada vez mayor ha tratado de llegar a los EE. UU. ilegalmente, llegando a América del Sur o México y abriéndose camino peligrosamente hacia la frontera de los EE. UU., lo que se suma a una ola récord de inmigración.

La Patrulla Fronteriza y de Aduanas de EE. UU. dice que detuvo a cubanos 79,800 veces en la frontera de EE. UU. en los seis meses desde octubre de 2021 hasta marzo de 2022, más del doble de la cifra de los 12 meses completos que terminaron en septiembre de 2021 y cinco veces la cifra del año anterior. .

Al lado de la casa de Triana vive Natacha González, de 61 años, con sus dos nietos. Su hija, al igual que De la Yglesia, ahora vive en EE. UU. y comenzó el proceso de reunificación en 2017.

“Puedo hablar por todos los padres y madres que están en este país sacrificándose para que haya una correcta migración (legal) de nuestras familias”, dijo la hija de González, Yanelis León, en una videollamada desde Florida.

“Siento que no tengo oxígeno. … Llevo años en esto y no está bien que sigamos esperando”, agregó. “No voy a involucrar a mis hijos en una migración transfronteriza donde los voy a perder. Quiero hacer las cosas bien”.

___

Andrea Rodríguez en Twitter: www.twitter.com/ARodriguezAP



Leer en Associated Press