IDEA urge liberar a presos políticos

Los expresidentes iberoamericanos que forman parte de la Iniciativa Democrática de España y las Américas (IDEA), han demandado por razones humanitarias que en la situación de emergencia sanitaria que hay actualmente en el mundo por la pandemia del coronavirus o Covid-19, todos los presos políticos que hay en algunos países de América Latina y el Caribe sean puestos en libertad inmediatamente, para proteger sus vidas.

Con tal propósito los exjefes de Estado y de Gobierno de América y España que forman parte de la mencionada asociación, enviaron una carta al secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), en la cual le urgen demandar a los regímenes de Nicaragua, Venezuela y Cuba (los únicos de la región donde hay presos políticos y de conciencia), que los pongan inmediatamente en libertad ante el gran riesgo de la pandemia de coronavirus que –aseguran— es agravado por la falta de transparencia en estos países sobre el manejo de la emergencia sanitaria.

IDEA es una asociación cívica y democrática que agrupa a 37 exgobernantes de las Américas y España, la que desde la sociedad civil y la opinión pública “observa y analiza los procesos y experiencias democráticos iberoamericanos, reflexiona sobre las vías y medios que permitan la instalación de la democracia allí donde no existe, o su reconstitución donde se ha deteriorado, así como favorecer su defensa y respeto por los gobiernos donde se encuentra radicada”.

Se conoce que por Nicaragua forma parte de IDEA el expresidente democrático Enrique Bolaños, o al menos ha firmado algunas de sus declaraciones. La expresidenta Violeta Barrios de Chamorro está imposibilitada de participar, por su estado de salud, en tanto que el expresidente Arnoldo Alemán al parecer no tiene las credenciales necesarias para poder figurar al lado de los exjefes de Estado y Gobierno democráticos de América y España.

En la carta que le enviaron al secretario general de la OEA y se la hicieron llegar directamente a los regímenes de Nicaragua, Venezuela y Cuba, los líderes democráticos reunidos en IDEA señalan que la inmediata libertad de los presos políticos es necesaria “para evitarles que las gravosas situaciones que padecen no concluyan, como agregado, con la pérdida de sus vidas”.

Agregan que esos gobiernos (de Nicaragua, Venezuela y Cuba) son responsables, además de la protección de las vidas de quienes mantienen bajo prisión, todavía más las vidas de los presos a quienes de modo ilegal y arbitrario mantienen recluidos por razones políticas”.

La situación es más grave, se dice en la carta de IDEA, porque en esos países las “vocaciones autoritarias, militares y policiales” de sus regímenes políticos, “les impiden la transparencia necesaria en cuanto a suministro de datos y realidades que contribuyan a enfrentar con eficacia sus pandemias”.

En Nicaragua las organizaciones defensoras de los derechos humanos, partidos y movimientos políticos y sociales democráticos, y los medios de comunicación independientes entre ellos LA PRENSA, han demandado y siguen demandando la libertad de todos los presos políticos y de los reos comunes que no sean de alta peligrosidad.

Por las pésimas e incluso inhumanas condiciones carcelarias, los presos son uno de los principales grupos de riesgo ante la pandemia, cuyas vidas es necesario proteger. Pero la dictadura pone oídos sordos a este justo clamor.

El dictador Daniel Ortega fue preso político durante siete años de la dictadura somocista. Sin embargo ese antecedente no motivó en él un sentimiento de humanismo y compasión por los presos políticos de ahora. Más bien pareciera estar dominado por el rencor, el odio y el afán de venganza contra quienes con todo derecho han desafiado a su régimen dictatorial.

Leer en La Prensa

Be the first to comment