Invalidez y nulidad de los juicios

Madres y familiares de presos políticos acusados y condenados por los supuestos delitos de intento de golpe de Estado y terrorismo aseguran que lo dicho en su renuncia por el exmagistrado sandinista de la Corte Suprema de Justicia, Rafael Solís Cerda, invalida todos los procedimientos judiciales.

Ciertamente, el exmagistrado Solís Cerda reconoce expresamente en su carta de renuncia que no hubo intento de golpe de Estado en Nicaragua, corroborando el informe del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

“No hubo tal golpe de Estado, ni agresión externa, sino un uso irracional de la fuerza y ustedes (Daniel Ortega y Rosario Murillo) se empeñan en continuar haciendo mal las cosas hasta llevar al país a una guerra civil de la cual yo no quiero ser partícipe, mucho menos al lado de ustedes”, expresa Solís en su contundente carta de renuncia. Y agrega que se está enjuiciando y condenando a una gran cantidad de personas, “con una serie de acusaciones absurdas sobre delitos que nunca cometieron, sustituyendo ustedes (Ortega y Murillo) en sus decisiones a todo un Poder Judicial en su conjunto”.

De manera que según lo dicho por el exmagistrado Solís Cerda, todas las acusaciones, juicios y condenas a los reos políticos carecen de validez. Además de que también reconoce que el poder judicial de Nicaragua no tiene independencia, que está subordinado al poder ejecutivo de Ortega y Murillo y que todas sus acusaciones y sentencias contra los presos políticos son dictadas por la pareja dictatorial.

Solís advierte incluso que “es sumamente difícil que por el estado de terror impuesto”, algunos magistrados se atrevan a revertir los procesos y sentencias arbitrarias contra los presos políticos, las que a su juicio más bien serán ratificadas porque tal es la voluntad política de Ortega y Murillo.

En realidad, cualquier tribunal independiente no solo declararía nulos todos los juicios y condenas a los presos políticos de Nicaragua, sino que también mandaría a prisión a los jueces venales que los han procesado y sentenciado. Y no solo porque la acusación de golpe de Estado y terrorismo es absolutamente falsa, sino porque los grotescos procesos que han montado son de tipo nazi y estalinista, en los que no se respeta el derecho al debido proceso y se condena con testimonios falsos de agentes policiales y activistas políticos fanáticos.

Sin embargo, por muy contundente que sea la confesión de Rafael Solís, no se puede esperar que por sí misma pueda cambiar de inmediato la situación de los presos políticos, enjuiciados o condenados.

Para lo que sí tiene un inmenso valor la confesión del exmagistrado Solís es para sustentar la acusación que se debe hacer contra la dictadura en la jurisdicción universal. Así como para que los presos políticos y sus familiares, y la sociedad entera, tengan la certeza absoluta de que ninguno de ellos cumplirá la condena impuesta por los jueces verdugos.

La entrada Invalidez y nulidad de los juicios aparece primero en La Prensa.

Leer en La Prensa

Be the first to comment

Leave a Reply