La dictadura más criminal

LA PRENSA publicó el jueves de la semana pasada en su edición digital, y el viernes en la de papel, un reportaje del periodista investigador José Adán Silva titulado Ortega, el más letal represor, en el que se muestra comparativamente que la dictadura orteguista es la que más gente ha matado durante las protestas políticas o disturbios sociales.

El registro es de los años 2018 y 2019, incluye a un total de 15 países y los datos son tomados de informes de las Naciones Unidas y los organismos de derechos humanos.

Según el reporte, le corresponde a Nicaragua —o mejor dicho a la dictadura de Daniel Ortega que ha perpetrado la matanza— el macabro primer lugar con 328 muertos acreditados desde el 18 de abril del año pasado hasta ahora. Le sigue Israel, con 185 muertos en el mismo período, y en el peldaño más bajo Perú y Líbano, con solo 2 muertes de seres humanos en los conflictos sociopolíticos.

Por supuesto que para tener una comprensión exacta del fenómeno de la mortalidad en los conflictos políticos y sociales, sobre sus causas y circunstancias, habría que hacer un examen detenido de cada caso. Pero aquí de lo que se trata es de tener conocimiento en general acerca de cuánta gente ha muerto en conflictos con el Estado y destacar que en Nicaragua la cosecha letal ha sido mucho mayor que en los demás países.

Esto se debe sin duda a la falta de escrúpulos y de respeto a la vida humana del alto mando de la dictadura de Nicaragua, que dijo “vamos con todo” a sus esbirros cuando los llamó a reprimir las protestas del 18 y 19 de abril. A partir de ese mandato criminal se llegó al extremo de quemar vivas a algunas personas, inclusive niños, y disparar contra manifestaciones pacíficas de gente desarmada.

El año pasado, exactamente el 28 de septiembre, cuando ya en Nicaragua habían sido asesinadas por la dictadura más de 300 personas, el medio digital argentino Infobae publicó una lista de “los 10 dictadores más sanguinarios del siglo XX”. Ese período histórico “será recordado como uno de los siglos más sanguinarios de la historia, en gran medida debido al auge del totalitarismo y las dictaduras militares”, se dijo en Infobae.

El dictador más asesino del siglo pasado, según el estudio de Infobae, fue el caudillo comunista chino Mao Tse Tung, quien mandó a matar a 78 millones de seres humanos indefensos mediante ejecuciones sumarias, exterminio en las cárceles y hambrunas.

Al dictador comunista ruso Iosif Stalin se le atribuyen 23 millones de muertes; al tirano nacional socialista alemán, Adolph Hitler, se le reconocen 17 millones de asesinados, y en escala descendente, el último de esa lista es el déspota africano de Nigeria, Yakubu Gowon, quien mató a 1.1 millón de sus compatriotas.

No es posible saber qué podría ocurrir en adelante en el mundo, pero tras lo ocurrido en Nicaragua el año pasado es seguro que cuando se haga la lista de las dictaduras más sanguinarias del siglo XXI, allí estará sin falta la tiranía de Daniel Ortega.

La entrada La dictadura más criminal aparece primero en La Prensa.

Leer en La Prensa

Be the first to comment