La mayoría de los cubanos votaría por candidatos independientes, pero duda que el Gobierno los deje trabajar

Entre los días 1 y 28 de febrero del presente año, la Plataforma Electoral Candidatos por el Cambio (CxC) y el Centro de Aplicación de Marketing y Publicidad Política (CAMK) realizaron un estudio piloto para conocer la potencialidad de los Candidatos Independientes (CI) de cara a los venideros procesos electorales. El estudio se llevó a cabo en La Habana, Sancti Spíritus, Santiago de Cuba y el municipio especial Isla de la Juventud, bajo la gestión ejecutiva de Juan Moreno Borrego, director de Recursos Humanos de CxC, y Ángel Rodríguez, consultor de Planificación Estratégica.

De los 91 encuestados, el 48,3% fueron mujeres, y el 51,6%, hombres. El 60,5% tenía entre 16 y 35 años de edad; el 23,5%, entre 36 y 51 años, y el 16% más de 51 años. Los 11 encuestadores o facilitadores tuvieron en cuenta la cantidad de trabajadores estatales (23,3%), no estatales (16,1%), estudiantes (37,5%), y desocupados (22,5%). Consideraron también el período de residencia en sus comunidades: 33,7% de uno a cinco años, 8,83% de seis a 15 años, y el 50,8% más de 16 años.

Los encuestados, que incluyeron personas de diferentes orientaciones políticas, reaccionaron positivamente al sondeo, pese a que lo realizaba la Plataforma CxC, organización que defiende los derechos civiles. “Había mucha sorpresa. No es que el Gobierno no haga procedimientos como este, pero ni el Gobierno ni ninguna organización política había llegado a estas comunidades”, afirma Moreno.

“Muchos estaban temerosos al principio. Preguntaban si debían poner el número de carné de identidad. Cuando respondía que era anónima, decían ‘entonces, pregunta lo que quieras'”, cuenta Zelandia Pérez (Compilación de Datos y coordinadora en La Habana). Asegura que así respondieron también militantes del Partido Comunista, “incluso excombatientes que pronto recibirán medallas”.

Según los resultados, casi la mitad de los encuestados no conoce a su delegado de circunscripción. El 58,3% respondió que los funcionarios públicos no participan en las Asambleas de Rendición de Cuentas del delegado, y el 60,3% consideró que los delegados no resuelven los problemas de la comunidad. Un 10% incluso señala la baja autoridad de los mismos. “Hablan del bajo nivel de gestión que pueden desarrollar los delegados, por el poco apoyo que reciben de la Policía, los directores de empresa, etc.”

Uno de los datos más significativos que aporta el análisis es la insatisfacción de los encuestados (97,3%) con el actual sistema electoral. Esto se refleja además en que solo el 31% afirmó participar en las Asambleas de Rendición de Cuentas, y solo el 27,6% asegura que participará en las próximas elecciones del delegado de circunscripción. También resulta preocupante que el 72,3% carezca de información sobre el sistema electoral y que esto se deba al propio desinterés. El 91,3% desconoce los resultados históricos de las elecciones en su comunidad.

Para Zelandia Pérez, lo más alarmante es la falta de interés de la juventud. “No les interesa si hay o no elecciones, sienten que no cumplen función alguna, votan para no perjudicarse en sus estudios o su trabajo”.

El 100% de los jóvenes entre 16 y 35 años manifestó no sentirse motivado por involucrarse en los procesos electorales. Sobre los miembros de la Unión de Jóvenes Comunistas encuestados, Juan Moreno afirma que, aunque fueron más conservadores en sus respuestas, “para ellos votar es cumplir una tarea. Un logro de este Gobierno es haber destruido el capital social de los ciudadanos. Las personas ven la necesidad de cambio, dicen cosas como ‘esto tiene que cambiar en algún momento’, y sienten que el cambio no llegará a través de estos procesos electorales, pero no articulan por iniciativa propia, excepto por intereses personales”.

Por otro lado, el 70% de los encuestados aprueba la participación de los opositores en las elecciones. A la pregunta de si nominaría a un candidato independiente para delegado de circunscripción, el 82% respondió afirmativamente, aunque no se ven a sí mismos en ese rol (86%). Entre las razones expuestas está la falta de instituciones que apoyen a los candidato independiente, por lo que estarían solos frente al sistema. “Se preguntan si el Gobierno dejaría trabajar a un candidato independiente que ellos elijan como delegado”, dice Zelandia. El 5% consideró que los opositores que entran en el proceso electoral le hacen el juego al sistema.

Opinan que algunos opositores “han caído en el descrédito, y consideran que con su actitud ayudan al Gobierno a presentar a los opositores como mercenarios que cumplen agendas de potencias extranjeras”, afirma Moreno.

Pese a que lo anterior, unido al hecho de que el 60% vea a los actores alternativos como agentes de cambio, puede resultar alentador, apenas un 10% aseguró conocer al candidato independiente de su comunidad, y solo el 40% aseguró conocer el programa de estos candidatos. “Nos ha faltado tener en cuenta al ciudadano de a pie, que es el principal factor de cambio”.

Un hecho destacado por Juan Moreno y Zelandia Pérez es que la mayor disposición para responder fue de personas afrodescendientes y de la comunidad LGBTI. “Decían cosas como ‘ven, pregúntame a mí para que veas’. Tenían mucha seriedad y fuerza en los criterios”.

En las últimas semanas, los medios oficiales han anunciado que si un usuario envía un SMS a determinado número, recibe información sobre el sistema electoral cubano. Juan Moreno atribuye la iniciativa a la presión de CxC y otras organizaciones dentro y fuera de Cuba sobre el Gobierno, en cuanto a información sobre los procesos electorales, pluralidad, transparencia y crecimiento de la democracia.

“La respuesta es una escalada en los arrestos y suspensiones de viajes: Julio Antonio Aleaga debió viajar el día 6 a Uruguay; a una cuadra de su casa fue interceptado por una patrulla, secuestrado y trasladado a Guanabo, para que perdiera el vuelo. Dijeron abiertamente ‘vamos a hacer tiempo aquí’. También impidieron viajar a Joanna Colombié, integrante de Somos+, de la Academia Diez-Diez y directora del Departamento de Recursos Humanos de la MUAD. A Aida Valdés Santana y a Martadela Tamayo les obstaculizaron su viaje a Honduras con visa norteamericana, pese a que es legal viajar a ese país con esa visa”, enumeró Moreno.

“Este régimen tiene mentalidad imperialista, desarrolla una política de imperio de Estado, ha mantenido su hegemonía a través del absolutismo y el totalitarismo”, dijo.

Juan Moreno es consciente de que la cifra de 91 encuestados, aunque abarca tres provincias y un municipio especial, es baja, actualmente el estudio se extiende en esas provincias y el municipio especial.

También participaron en esta investigación Niurka Carmona, líder regional de Oriente; Guillermo La Bisté, asesor de investigación para Oriente, y Alberto La Bisté, informático, entre otros.

Leer en Diario de Cuba