La mejor opción es Almagro

El próximo 20 de marzo la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA) debe elegir un nuevo secretario general. O reelegir a Luis Almagro, quien desempeña ese cargo desde hace cinco años y según la Carta de la Organización tiene derecho a una reelección.

Las otras dos opciones son la ecuatoriana María Fernanda Espinoza y el peruano Hugo de Zela. La primera fue canciller del gobierno izquierdista de Rafael Correa y es simpatizante de las dictaduras de Venezuela y de Nicaragua. El segundo es un diplomático peruano de carrera con reputación de conciliador, quien ha cuestionado la gestión de Luis Almagro y anticipado que si fuese elegido cambiaría la política que ha venido aplicando la OEA hasta ahora.

De la candidata ecuatoriana se conoce que es esposa de un diplomático nicaragüense que fue funcionario del régimen sandinista. Pero sobre todo es conocida porque siendo canciller de Ecuador, vino a Nicaragua en 2017 como invitada especial del régimen orteguista a la celebración del 38 aniversario de la Revolución Sandinista, y en su discurso en la plaza rindió homenaje a la Revolución Sandinista que según ella “permitió que América Latina siga soñando y construyendo el sendero de libertad”. Además, de la codictadora Rosario Murillo dijo que “es un ejemplo para las mujeres de América Latina”.

Respecto al actual secretario general de la OEA, Luis Almagro, 27 exjefes de Estado y Gobierno de España y América Latina que están asociados en la Iniciativa Democrática de España y las Américas (IDEA) emitieron la semana pasada una declaración en respaldo de su reelección. Ellos consideran que la continuidad de Almagro en la OEA es “crucial para el porvenir de la región en su conjunto… y frente a las expectativas de millones de ciudadanos que ansían y merecen el retorno de la democracia a sus países y un futuro de dignidad y bienestar”.

“Los valores y principios prescriptivos de la democracia y de su ejercicio efectivo, contenidos en la Carta Democrática Interamericana, como los del apego al Estado de Derecho, el respeto a los derechos humanos y las libertades fundamentales, la celebración de elecciones periódicas libres y justas, el régimen plural de partidos y la separación e independencia de los poderes, han adquirido una gran resonancia y vigencia durante la gestión de Luis Almagro”, aseguran los 27 líderes democráticos iberoamericanos.

Ciertamente los pueblos de los países de las Américas que sufren el yugo de las dictaduras, en Cuba, Venezuela y Nicaragua, y los que se han podido liberar de regímenes autoritarios como sucedió en Ecuador y Bolivia, deben estar agradecidos con la gestión solidaria de Almagro.

De manera que es lógico que la dictadura de Daniel Ortega promueva la candidatura de la izquierdista ecuatoriana María Fernanda Espinoza, aunque se conformaría con la elección del incierto peruano Hugo de Zela. En cambio, para los ciudadanos que son víctimas de la dictadura orteguista, sin duda que la mejor opción es que Almagro sea reelegido como secretario general de la OEA por cinco años más.

Leer en La Prensa

Be the first to comment