Las restricciones sobre la gasolina especial provocan colas en los CUPET y rumores en las calles

Las colas de vehículos en las gasolineras de la empresa estatal CUPET tras el inicio no anunciado de regulaciones en la venta de gasolina especial, se repiten en La Habana, mientras la falta de explicaciones oficiales provoca rumores.

“Los cubanos viven con temor de regresar al ‘Período Especial’ y creen que cualquier noticia sobre escasez de petróleo puede ser el preámbulo de otra pesadilla como esa”, justificó las especulaciones el transportista privado Leonardo Acuña, quien llevaba casi tres horas de cola en el CUPET de G y 25.

“¿Tú crees que estas colas son solo para comprar la gasolina especial? No, ya la gente está comprando la regular en plan acaparamiento porque de seguro los precios se van a disparar en par de meses”, opinó Odelkis López.

En el CUPET de Calzada 10 de Octubre y Lagueruela, Rafael Cruz, chofer del administrador de una entidad estatal, descartó que las especulaciones “sobre lo que se avecina” estuvieran despistadas.

“El susto y la imaginación siempre van de manos, pero aquí lo que ya nadie quiere es que otra mala situación lo coja por sorpresa. Sin ‘pies secos/pies mojados’ y ahora sin petróleo… cómo quieren que la gente no especule. La gente saca su cuenta: Cuba más falta de petróleo es igual a ‘Período Especial'”, el eufemismo que creó el Gobierno para nombrar la grave crisis de los años 90.

Con la reserva de gasolina especial destinada solo para la venta en efectivo —lo que quiere decir autos privados o rentados para turismo—, “los mecánicos harán su agosto”, dijo Renato Dueñas, dueño de un taller automotriz en el Cerro.

“Con gasolina regular sola los motores de carros modernos sufren el doble. Por eso la mayoría de la gente, para ahorrarse unos pesos, mezclaba la regular con la especial”, explicó.

Las empresas estatales utilizan tarjetas magnéticas para pagar el combustible. Según EFE, para asegurar el cumplimiento de la disposición sobre la gasolina especial, el Gobierno ordenó inhabilitar las tarjetas destinadas a ese combustible y sustituirlas por otras para regular.

La circular que restringió la venta de la gasolina especial no aclaró qué tiempo durará la medida ni si se repondrán las actuales existencias de ese tipo de combustible cuando se agoten.

Hay quien asegura haber escuchado “de gente que sabe” que los envíos petroleros venezolanos, ahora en unos 55.000 barriles diarios, “podría descender hasta la mitad de esa cifra”.

“Aumentarán los precios de los almendrones y ahora sí con justificación”, dijo Nereida Díaz, una manicure de La Habana Vieja. “Como nadie sabe nada, la gente acapara en espera de que los precios se disparen”.

Damián Rojas, un ingeniero eléctrico, desestimó los temores de apagones. “Esa posibilidad es remota ya que la energía eléctrica se sustenta con petróleo nacional”, dijo.

“Además, sería un suicidio político de Raúl que supuestamente debería dejar el cargo el año próximo”, consideró.

Recortes para el sector estatal

En el sector estatal, directivos y administradores de empresa han informado a los trabajadores sobre las “medidas para contribuir al ahorro de combustible”.

Técnicos y contratistas de la empresa constructora Puerto Carena declararon que en las reuniones se estableció que los aires acondicionados se utilizarían “solamente en el horario entre 1:00 a 3:00 de la tarde”.

“Se indicó además que las obras que necesiten ser abastecidas de materiales fuera del día establecido tendrán que proveerse desde otras obras cercanas que no requieran de transportación en los camiones y la motovolqueta”, revelaron las fuentes.

Empresas y centros de los ministerios de Salud, Educación y Agricultura han sido llamados “a corregir el gasto innecesario del combustible asignado”.

“Las gestiones y circulación del transporte serán estrictamente las imprescindibles, incluso para los departamentos de dirección o administración de nuestras empresas subordinadas”, señalaron fuentes de la Unidad Empresarial de Base (UEB) de Cultivos Varios en La Habana.

Las medidas se unen al recorte en la entrega de combustible a las entidades estatales.

Aunque la dirección provincial de transporte no ha dicho públicamente que habrá recortes en la asignación de combustible para el transporte urbano, trabajadores de los paraderos de Palatino, Calvario y Fortuna afirmaron que “ya hay una reducción en la salida de las rutas”.

“Las líneas conocidas como alimentadoras [A], que tienen un recorrido menos extenso dentro de las barriadas, ya están siendo afectadas”, dijo un chofer de la ruta 201.

“Y el rumor de próximos recortes por cuestiones de combustible es la comidilla en todos los paraderos”, añadió.

Leer en Diario de Cuba