Lo dijo el sabio de la India

Sadhguru Jaggi Vasudev​ (Foto: Twitter)

LA HABANA, Cuba. – Mucho antes de que el periodista de Granma Orfilio Peláez dialogara con el exdirector del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, Orlando Rey Santos, un sabio indio, profesor de yoga, había dicho algo que llama mucho la atención a aquellos que se interesan por lo que está ocurriendo con relación a la pandemia de COVID-19, que ha provocado más de 380 000 fallecidos y seis millones de contagiados en todo el mundo.

El yogui indio Sadhguru Jaggi Vasudev, quien recibió el premio Padma Vibhushan de manos del Gobierno de la India en 2017 en reconocimiento por su divulgación de iniciativas medioambientales y su contribución al campo de la espiritualidad, dijo: “El virus nos dejará en paz solo cuando 100 millones de humanos dejen en paz al mundo”.

Este célebre profesor de yoga se refería a la recuperación que está ocurriendo en el medioambiente y la biodiversidad en varios puntos del planeta.

Peláez y el doctor Rey Santos lo explican en detalles. Se trata de “una mayor transparencia en las aguas en Venecia, el aumento de su flujo, un mayor avistamiento de peces, una significativa disminución de la contaminación atmosférica en importantes ciudades, incluso registrada por imágenes satelitales, mientras expertos vaticinan un incremento de la biomasa en mares y ríos”.

Otro aspecto a considerar, según Rey Santos, es “la disminución de las emisiones globales de los gases de efecto invernadero, por la reducción del transporte y las actividades industriales y una parálisis económica ―algo que jamás el planeta había experimentado― con miles de millones de personas permaneciendo en sus casas”.

O sea, que si la actividad humana excede la capacidad de suministro y carga de la Tierra, todos somos culpables, aunque Rey Santos solo quiere destacar el modelo de desarrollo del capitalismo y el modelo neoliberal.

Pero dice bien cuando señala que crecerá la pobreza cuando tantas personas se vean obligadas a resolver sus necesidades vitales ―agua para beber, albergue y alimentación―, algo que hará un gran daño al medioambiente. ¿En este caso se referirá a los países subdesarrollados?

A mi juicio, perdón, porque soy neófita en el tema, pienso que los países más pobres, entre ellos los de ideología socialista, serán los que más daño harían en el futuro, precisamente por sus economías ausentes de desarrollo, deterioradas desde mucho antes de la pandemia.

Rey Santos termina su análisis sugiriendo que podemos cambiar nuestro comportamiento e implementar políticas, reglas, regulaciones, prohibiciones, incentivos y esquemas de gran alcance, porque la oportunidad de construir un futuro mejor está en nuestras manos.

No explica qué políticas, ni quiénes deben cambiar, pero se supone que la responsabilidad de cuidar el techo del planeta Tierra que nos da cobijo es de todos.

Leer en Cubanet

Be the first to comment