Los “políticos de gabacha”

Nicaragua, pandemia, médicos, políticos de gabacha

Dos médicos al parecer simpatizantes de la dictadura, han presentado ante la Fiscalía General una denuncia contra la Asociación Médica Nicaragüense (AMN), por supuestos delitos de “lesiones psicológicas y daños morales”.

Según la denuncia de marras, la AMN habría publicado una lista de médicos fallecidos a causa de la pandemia del coronavirus, en la que se incluyeron los nombres de los dos denunciantes quienes alegan que eso les ha causado daños morales y psicológicos.

Sin embargo, la AMN aclaró que no ha publicado tal lista de médicos muertos por la pandemia, que al parecer fue una publicación falsa hecha y divulgada deliberadamente por personas interesadas en poner a la organización de médicos independientes como mentirosa, o causarle un daño mayor, como ahora se está viendo con la denuncia ante la Fiscalía.

En realidad, se trata a todas luces de una represión contra los médicos independientes, por la campaña humanitaria de información y orientación a las personas sobre cómo cuidarse para prevenir el contagio del Covid-19, de qué manera atenderse en el caso de ser contagiados, cómo se puede y debe asistir en casa a los familiares enfermos y muchas otras recomendaciones de máxima importancia y utilidad.

En el curso de esa campaña humanitaria los médicos necesariamente han debido criticar al régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo, por su actitud cuando menos displicente y negligente ante la pandemia del coronavirus, sobre todo por no cumplir las recomendaciones de los organismos internacionales de la salud de establecer cuarentenas, evitar aglomeraciones públicas y promover el uso de mascarillas y el distanciamiento social.

Por esa campaña y particularmente por el llamado que hicieron a la población a establecer cuarentenas voluntarias, la AMN y demás organizaciones de profesionales de la medicina, se pusieron en la mira de odio del régimen, para el cual todo lo que se haga y promueva contra su voluntad en relación con la pandemia, es considerado una acción política para socavarlo y tratar de sacarlo del poder.

De allí que antes de que la AMN fuese acusada legalmente, la dictadura despidió a numerosos profesionales de la medicina del sistema público de salud, y desató una campaña mediática para desacreditarlos, acusándolos de ser “políticos de gabacha” y golpistas, como llama a todas las personas a las que por cualquier motivo quiere reprimir.

Como ciudadanos, los médicos tienen derecho humano y constitucional de participar en la política, si así lo desean y deciden (igual que los abogados, los ingenieros y las personas pertenecientes a todas las ramas y gremios profesionales); como lo hacen los médicos orteguistas que sí son “políticos de gabacha” que han politizado su ejercicio profesional y la asistencia hospitalaria. Pero en el caso de los médicos de la AMN, lo cierto es que ellos han sido y son completamente ajenos a la política.

La represión contra los médicos independientes no es porque sean “políticos de gabacha”, sino porque han puesto en evidencia la incapacidad del régimen ante la pandemia y porque con su trabajo abnegado han salvado y siguen salvando muchas vidas humanas.

Leer en La Prensa

Be the first to comment