Madrid admite que la represión ‘no está en consonancia con los objetivos’ del acuerdo La Habana-UE

El Gobierno español reconoce que las “acciones” contra los disidentes en Cuba “no están en consonancia con los objetivos” del Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación firmado el pasado diciembre entre la Unión Europea y el Gobierno de Raúl Castro. No obstante, dice que se interesa por esos casos desde “el respeto mutuo y con la mayor discreción”, reporta la agencia Europa Press.

Esa fue la respuesta que recibió Fernando Maura, diputado del partido Ciudadanos, quien se interesó por la detención, el pasado 9 de marzo, del líder de la Unión Patriótica Cubana (UNPACU), José Daniel Ferrer, en Santiago de Cuba. Ferrer fue liberado 24 horas después.

Maura preguntó al Gobierno si era consciente de la situación y si tenía previsto interesarse por el caso ante las autoridades cubanas. Además, denunció que “el Gobierno cubano no ha cesado en su hostigamiento contra sus disidentes”.

En su respuesta, el Gobierno español dice tener “constancia de la denuncia que organizaciones de la sociedad civil han hecho pública en torno al aumento de acciones dirigidas contra activistas y representantes de la sociedad civil críticos con las autoridades cubanas, unas acciones que no están en consonancia con los objetivos planteados” en el acuerdo con la UE.

Y añade que “el grado de confianza e interlocución alcanzado con el Gobierno cubano ha permitido, desde el respeto mutuo y con la mayor discreción, un interés por estos asuntos en los contactos bilaterales con las autoridades cubanas”.

La respuesta del Gobierno llegó al Congreso el pasado 31 de mayo, apenas dos días antes de que el Ejecutivo diese luz verde al acuerdo UE-Cuba y lo enviase a las Cortes para su ratificación, y mes y medio después de la visita a Madrid del ministro de Asuntos Exteriores cubano, Bruno Rodríguez, quien fue recibido por el rey Felipe VI, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, la presidenta del Congreso, Ana Pastor, el ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, y partidos políticos

Rodríguez transmitió a Rajoy y al rey una invitación de Raúl Castro para realizar una visita de Estado a Cuba “lo antes posible”. La respuesta del Gobierno español fue positiva, pero fuentes diplomáticas y cercanas al Ejecutivo dijeron esta semana a DIARIO DE CUBA que se estaría considerando “aparcar” al menos el viaje del monarca.

Según las fuentes, se habría recomendado a Felipe VI esperar a que Raúl Castro deje el poder en febrero próximo y un nuevo gobernante asuma, para tener entonces un gesto hacia La Habana.

Madrid baldeó en los últimos años su discurso público sobre Cuba para limpiarlo de críticas al régimen, sin ocultar su deseo de ampliar las ventajas de las empresas españolas en la Isla, sobre todo en el turismo.

España lideró el acercamiento de la UE a La Habana para firmar un Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación y poner fin a Posición Común, que desde 2003 exigía al régimen respeto a los derechos humanos y transformaciones democráticas.

Leer en Diario de Cuba