Mariela Castro 'no tiene idea' de a 'quién quiere para el futuro de su país'

Mariela Castro, directora del estatal Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX), dijo el pasado viernes no tener “la menor idea” sobre quién podría sustituir a su padre en el poder.

Según informa el portal de noticias Cubanet, durante una conversación con estudiantes en la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana, la hija de Raúl Castro se refirió a sus experiencias en el CENESEX, los retos pendientes para lograr la igualdad de derechos de la comunidad cubana LGBTI, así como al futuro político de la Isla.

“Yo soy muy positiva. Tengo esperanza en que las cosas van a ir bien, pero soy consciente de que los procesos sociales son complejos e impredecibles y hay cosas que se escapan a nuestro análisis. ¿Que si el capitalismo podría volver a Cuba? Sí, es tan posible como que el socialismo pueda volver a Alemania”, respondió Castro a un estudiante sobre su confianza en el proceso político cubano.

“¿A quién quiero para el futuro del país? No tengo la menor idea. En todos los que yo miro veo virtudes y defectos, incluyendo en mi papá. El pueblo es el que tiene que decidir. No tengo un preferido pero hay varias personas con cualidades. Todavía no me voy a pronunciar, estoy observando”.

Raúl Castro ha afirmado en varias ocasiones que dejará su cargo como presidente del Consejo de Estado en 2018. Seguirá, no obstante, como primer secretario del Partido Comunista.

Ante la pregunta de un estudiante sobre una supuesta reforma constitucional y la posibilidad de incluir la aprobación del matrimonio homosexual en la Carta Magna, Mariela expresó:

“Lo que nosotros estamos proponiendo es un diálogo con los diputados y dirigentes de nuestro país para que quede reflejada en la Constitución la igualdad de oportunidades para todos. Que no haya ningún tipo de limitación; que las personas heterosexuales tengan la opción de convivir en unión no legal o en un matrimonio, también queremos que los homosexuales dispongan de este derecho. Ya hay un grupo de profesionales jurídicos haciendo los planteamientos concretos en las que me voy a apoyar para hacer esta propuesta en la Asamblea Nacional y otros espacios”.

Sobre la fecha en que la posible reforma constitucional podría suceder, Castro expresó: “según yo escuché, la reforma se pretende iniciar el año que viene (…) Debe ser un cambio que se adapte a las nuevas realidades sociales. Independientemente de que la Constitución se transforme o no, cosa que es muy necesaria, en el último Congreso del Partido no hubo discusión de este tema (de los derechos homosexuales), creo que hay un consenso y que lo que comunicamos llegó mejor. Tenemos que seguir luchando”.

Algunos de los reclamos de la comunidad LGBTI al Gobierno son el reconocimiento legal del matrimonio igualitario así como de las familias que formen, y la adopción de niños por parte de parejas gay.

En una reciente entrevista, la hija de Raúl Castro se escudó en que “las leyes no logran modificar los prejuicios ni las conciencias” para justificar la ausencia de una legislación para el matrimonio entre parejas del mismo sexo en la Isla.

Leer en Diario de Cuba