Otra vez el tema de la reelección

La Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) invitó este martes 18 de febrero a todos los interesados en el tema de la reelección presidencial versus los derechos humanos, a que le presenten su opinión por escrito a más tardar el 18 de mayo próximo.

La CorteIDH ha abierto este trámite en vistas de la solicitud que el gobierno de Colombia le presentó el 21 de octubre del año pasado, para que emita una opinión consultiva sobre “la figura de la reelección presidencial indefinida”.

La reelección presidencial fue prohibida en Colombia el año 2015, por una reforma constitucional conocida como de “equilibrio de poderes”. De manera que el gobierno colombiano aclaró que su solicitud no es por interés en restablecer la reelección presidencial, más bien, aseguró el director de la Agencia Jurídica del Estado, Camilo Gómez Álzate, se debe a que Colombia se preocupa mucho “por lo que está ocurriendo en la región”.

El alto funcionario colombiano se refería obviamente a situaciones de aquellos países donde los presidentes se han reelegido a pesar de prohibiciones constitucionales de la reelección, gracias a que sus cortes de justicia dictaminaron que impedirla constituye una violación de los derechos humanos.

El primero que se reeligió en los últimos años mediante ese oscuro procedimiento, fue el expresidente de Costa Rica, Oscar Arias Sánchez, en mayo de 2006. Posteriormente, basados en ese precedente, lo hicieron Daniel Ortega, de Nicaragua, en 2011 y 2016; Juan Orlando Hernández, de Honduras, en 2014, y lo intentó el año pasado Evo Morales, de Bolivia. Pero a este le falló el plan continuista y tuvo que renunciar a la Presidencia y huir de su país.

La decisión judicial de que la reelección presidencial es un derecho humano es a todas luces una aberración jurídica, o cuando menos una interpretación sesgada y mañosa de la letra y espíritu de la Convención Americana de Derechos Humanos. Lo que esta consagra en su artículo 23 es el derecho de los ciudadanos de participar en la dirección de los asuntos públicos y de votar y ser elegidos para desempeñarlos. No se menciona la reelección, sin embargo la expresión “derecho de ser elegidos” es interpretada por magistrados inescrupulosos como derecho de reelección.

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, declaró el 11 de abril de 2018 que “la reelección no es un derecho humano”. Lo hizo basado en un análisis jurídico de la Comisión de Venecia (órgano consultivo del Consejo de Europa), que según Almagro sería distribuido a los Estados Miembros “con la esperanza que se convierta en información esencial en la larga discusión sobre la reelección en las Américas”. Pero sin duda que más esencial y eficaz sería que la CorteIDH se pronunciara sobre el tema, aunque sea consultivamente.

En Nicaragua la reelección presidencial “es una trágica historia”. Mucha sangre de hermanos se ha derramado por esa aberración política, dijimos en este espacio editorial el 29 de septiembre de 2009. Y lo peor, también debemos decirlo, es que se trata de una desgraciada historia que hasta ahora no termina.

Leer en La Prensa

Be the first to comment