Paquito D’Rivera: “Sueño con volver a tocar en Cuba”

Paquito D’Rivera (foto de archivo)

ESPAÑA.- Solo unos días después de cumplir 70 años, Paquito D’Rivera celebra esta semana tan redondo aniversario en el festival Clazz de Madrid, prendidos los labios al saxofón y el corazón a su Cuba imborrable, que se ha convertido en una de sus últimas grandes metas junto con la grabación de un disco flamenco.

“Sueño con volver a tocar alguna vez en mi país”, declara a Efe al ser preguntado por esos sueños que le restan por cumplir, tras una provechosa carrera “de 65 años” llena de logros, entre ellos “ser el único capaz de presentarse junto a Cachao y Yo-Yo Má” en el concierto con el que conmemoró 50 años de carrera.

Fue en el Carnegie Hall de Nueva York, recuerda, un recinto que tenía idealizado desde que su padre le regalara un disco del clarinetista Benny Goodman grabado allí.

También fue su padre, representante de la fábrica de instrumentos Selmer, el que con solo cinco años le puso entre las manos su primer “saxofoncito”, una pieza que aún conserva y con la que solo nueve meses después se presentó por primera vez ante un público en una “fiesta de primaria”, de ahí que le salgan las cuentas de los 65 años de profesión.

“Me gusta este trabajo, si se puede llamar así. Todos mis amigos desde niño, heredados de mi padre, eran también músicos. Es parte de mi vida”, responde al ser preguntado por las razones que lo mantienen en activo no solo como músico, sino también como autor de varios libros.

Por nutrirse de “tantas fuentes distintas” afirma que “nunca” le ha invadido la sensación de estar repitiendo una fórmula y, quizás por modestia, asegura que no recuerda ninguno de los piropos que le han podido lanzar.

¿A qué achaca más su éxito: al talento, a la constancia o a la oportunidad? “Todo eso viene junto, pero también la oportunidad es un tren que no espera por nadie”, subraya quien en 1980 decidió abandonar definitivamente Cuba por la situación del país y pidió asilo a EEUU.

En una pasada entrevista con Efe, en 2012, declaraba: “No viviré para ver el final del régimen castrista”, algo que sigue pensando, aunque no de una manera tan tajante.

“Es difícil. Tienen alguna magia que no sé en qué consiste, quizás en que cualquier cosa que sea hablar mal de los americanos a la gente le encanta. La UE y los países de la OEA mantienen un coqueteo con esta gente… Así jamás se logrará, como sí pasó con Sudáfrica gracias al boicot mundial”, reflexiona.

Aún más, su respuesta al cambio presidencial de Raúl Castro a Miguel Díaz-Canel es una risotada. “El presidente que ya de por sí era a dedo pone a otro a dedo; es tan ridículo como las elecciones en Venezuela”, sostiene.

A la espera de poder volver a la que fue su casa en la isla, Rivera llega esta semana de nuevo a España, país que procura visitar a menudo.
Sobre el disco de flamenco que tiene aún pendiente junto a Chano Domínguez asegura: “Debo hacerlo cuanto antes, porque lo tengo en el tintero desde hace tiempo. Es, junto con volver a Cuba, una de las cosas que aún me quedan por hacer”, apostilla.

EFE

Leer en Cubanet

Be the first to comment

Leave a Reply