Seguridad del Estado detiene a activista Kirenia Yalit Núñez

Kirenia Yalit Núñez (Foto: Noticiero Universal)

LA HABANA, Cuba. – “Policía”, fue lo último que le dio tiempo a escribir a Kirenia Yalit Núñez Pérez, coordinadora de la organización Mesa de Diálogo de la Juventud Cubana, antes de ser secuestrada por la policía en la mañana de hoy mientras se dirigía a un desayuno con un grupo de mujeres activistas invitadas por Mara Tekach, Encargada de negocios de la Embajada de Estado Unidos en Cuba.

Núñez Pérez fue llevada a la Estación de Policía de Zapata y C, donde estuvo retenida por aproximadamente dos horas. Tras ser liberada, la activista contó a Cubanet cómo ocurrieron los hechos.

“Cuando me bajo en 3era y 24 veo a un hombre vestido de civil, alto, negro, con una perseguidora cerca, y me doy cuenta que viene para encima mío, por lo que me da tiempo de escribir ‘policía’ y nada más”.

El individuo vestido de civil se identificó como Osvaldo, aunque asegura que el agente estuvo todo el tiempo en comunicación con el Mayor Alejandro, represor de mujeres activistas de la Seguridad del Estado.

“Me pidió el teléfono, pero no se lo di y me metieron en un sótano de la estación con tres policías, más un desconocido que parecía que trabajaba allí, pero que andaba en short”, dijo la mujer.

A Núñez Pérez le impusieron una multa de 100 pesos cubanos (CUP) por, supuestamente, “violar un dispositivo de seguridad”. Sin embargo, el talonario de la infracción hace referencia al Decreto ley 141, artículo 2, inciso H. Esa disposición legal, publicada en la Gaceta oficial de la República de Cuba, no hace referencia ninguna a que sea un delito cruzar la calle e ir al encuentro de otras personas.

El artículo 2 dice que “contraviene las normas de la seguridad colectiva, y se le impondrá la multa y demás medidas que en cada caso se señalen”, pero el inciso h, por el que fuera multada dice: “destruya, modifique o suprima los dispositivos de seguridad para prevenir la comisión de delitos” y hace referencia a la restitución de los daños y a la imposición de la multa, pero nada más.

La activista Marthadela Tamayo, otra de las asistentes al desayuno con la funcionaria americana, no pudo asistir porque fue citada para interrogatorio por la Seguridad del Estado a la misma hora en que ocurriría la reunión.

“No iré, estamos cansadas y esto se llama abuso”, dijo Tamayo, quien dice estar cansada del chantaje y la represión a la que son sometidos los activistas de la sociedad civil independiente en Cuba.

Tanto Marthadela Tamayo como Kirenia Yalit, junto a cientos de mujeres, están siendo víctimas de violencia de género por sus ideas políticas. Aún cuando las teóricas del tema afirmen que se contaminan los conceptos, la pregunta es ¿cómo es posible divorciar un tema del otro, si tantas mujeres cubanas están siendo acosadas por sus ideas, por su activismo?

Leer en Cubanet

Be the first to comment