Un panorama desolador

Desde el viernes 4 de octubre hasta ayer lunes 7, la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) realizó en Miami su 75 Asamblea General. Y como ha sido ineludible en los últimos tiempos, se volvió a ocupar de Nicaragua.

La SIP ha visto un panorama desolador de la libertad de prensa en Nicaragua bajo la dictadura de Daniel Ortega que no muestra intención de respetarla. Precisamente mientras se desarrollaba la Asamblea General de la SIP en Miami, se conoció la declaración oficial del régimen orteguista ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), justificando la ocupación, clausura y confiscación de 100% Noticias y la revista Confidencial, así como el incendio de Radio Darío de la ciudad de León, provocado por turbas oficialistas. El régimen de Ortega insiste en acusar a estos medios de haber instigado el odio y alentado la “intentona golpista”, como califica el alzamiento cívico de abril de 2018.

A pesar de que están bien informados de la dura situación de los medios y los periodistas independientes de Nicaragua, los representantes de los más de 1,300 periódicos y otros medios que pertenecen a la SIP escucharon con mucha atención el informe sobre el estado de la libertad de prensa en este país. Y en las Conclusiones de la 75 Asamblea de la SIP denunciaron especialmente que hay “medios confiscados, periodistas perseguidos y otros amenazados, además del bloqueo en aduanas de insumos para los diarios.”

El dato de que la Fundación Violeta Barrios de Chamorro ha registrado 1,080 casos de violación a la libertad de prensa desde que estallaron las protestas en abril de 2018, incluyendo el asesinato del periodista Ángel Gahona, llamó la atención a los participantes en la Asamblea de la SIP. Particular preocupación les causó la noticia de que El Nuevo Diario ha debido cerrar por el bloqueo aduanero del papel y otros insumos, y que la misma situación amenaza a LA PRENSA que ya se ha visto obligada a dejar de publicar en papel el suplemento satírico El Azote.

Quizás a algunas personas les puede parecer que las declaraciones y gestiones de la SIP en defensa de la libertad de prensa en Nicaragua y demás países donde se coarta o se impide del todo este derecho humano esencial y condición indispensable para la democracia, es algo retórico e ineficaz. Pero la verdad es que la solidaridad es muy importante para los medios de comunicación y los periodistas independientes que sufren la agresión de la dictadura. Como señaló el presidente de La Prensa de Honduras y segundo vicepresidente de la SIP, Jorge Canahuati, “una conciencia social del público en general, y una conciencia pública de la comunidad internacional, sobre la importancia de la libertad de expresión puede generar una presión sobre la situación y así generar algún cambio”.

De cualquier manera, lo que en ningún caso se debe hacer es guardar silencio ante los atropellos de cualquier dictadura.

La entrada Un panorama desolador aparece primero en La Prensa.

Leer en La Prensa

Be the first to comment