Una profesora universitaria denuncia estar bajo presiones de la Seguridad del Estado

Dalila Rodríguez González, profesora de la Universidad Central de Las Villas, está recibiendo presiones de la Seguridad del Estado para que deje su trabajo, denunció en Twitter su padre, el activista de derechos humanos Leonardo Rodríguez Alonso.

Rodríguez González, que imparte idioma Español a alumnos extranjeros en Santa Clara, explicó a DIARIO DE CUBA que desde el mes de diciembre que “robaron su cuenta de correo” institucional el acoso se agudizó.

“Pasaron correos a mi nombre que yo no escribí y a partir de ahí he tenido que sufrir muchas humillaciones, incluso por parte del rector, acusaciones de cosas y posturas que yo nunca he asumido, porque mi posición en la Universidad es la de una profesora íntegra que cumple con todos sus deberes”, defendió.

A raíz del suceso “yo tuve una entrevista a puertas cerradas con el rector de la universidad y mi decana. No pudo participar nadie más. Tuve que sacar mi teléfono de la oficina. El rector me amenazó, me injurió, venía con una lista de cuatro hojas, y me dijo que cuando él quisiera me podía botar de la Universidad”, contó.

“Han pasado varios meses, pero en las últimas semanas varias personas se me han acercado a mí y me han dicho que se maneja a mis espaldas que me van a botar de la universidad”, añadió.

En opinión de Rodríguez González, se trata de “una estratagema de la Seguridad del Estado” para hacerla sentir mal y que se retire por sí misma de la Universidad.

“No he dado motivos para nada. Todo es por tener un padre que es defensor de los derechos humanos y tener ese padre parece que no me hace a mí una persona confiable. Yo soy cristiana desde los 13 años, esa es mi postura, y en la Universidad mi postura es la de cualquier profesor que cumple todos sus deberes, de dar mis clases, y nunca he incurrido en ningún hecho que dañe a la Universidad, ni a los estudiantes, ni a mis compañeros de trabajo”, enfatizó.

La profesora universitaria señaló que “en más de una ocasión” ha sido citada por la Seguridad del Estado”.

“Me preguntan varias cosas (…) sobre el pastor Mario Félix Lleonart, que visitaba mi casa. Todas las personas que visitan a mi padre en mi casa, yo las recibo, igual que mi padre recibe a todas las personas que me visitan a mí, sin importar sus ideales”, aclaró.

“El hecho de que Mario Félix visitara mi casa y de que yo lo conociera suscitó preocupación y molestia y la última citación que me hicieron en la Tercera Unidad de la Policía de Santa Clara fue casi al completo sobre ello, cuestionando esa amistad”.

Dalila Rodríguez González y su padre residen en el poblado de Taguayabón, municipio Camajuaní. Rodríguez Alonso es miembro del Instituto Patmos, un grupo de reflexión socio-teológica que defiende los derechos religiosos en la Isla, fundado por Lleonart.

Rodríguez González recordó que Lleonart “incluso no está residiendo en estos momentos en la Isla”, pero que antes “los vínculos no era muy estrechos”.

“Me dirigen muchas acusaciones falsas, incluso sobre mi persona, ninguna cierta. Ellos sostienen que yo doy criterios de los jóvenes cubanos que ‘se manejan dentro de organizaciones terroristas’, son todo mentiras”, concluyó.

Leer en Diario de Cuba