Una Santa Navidad

La Navidad es una celebración de alegría, tanto en su sentido religioso como en su dimensión cultural. Es una fiesta en la que la gente se congrega para orar y bendecir la simbólica venida del Mesías, redentor de la humanidad, y se reúne también para festejar en familia o con los amigos, intercambiar regalos y repartir juguetes y obsequios apropiados a los niños.

Pero esta vez el tiempo de Navidad no está para fiestas. Ninguna alegría puede haber en los hogares de las más de 500 personas que han muerto por causa de la represión. Ni en las decenas de miles de familias en las cuales faltan uno o más de sus miembros, porque están encarcelados o desaparecidos, porque andan huyendo dentro del país o se fueron al extranjero para escapar de la feroz represión dictatorial.

Ante esta realidad, el obispo de Matagalpa, monseñor Rolando Álvarez, ha exclamado: “¿Cómo olvidar el sufrimiento de las familias nicaragüenses? ¿Qué alegría viven las familias nicaragüenses? ¿Cómo vivir con ellos la alegría sin faltarles el respeto? La respuesta —dice— la da la Navidad. Nosotros, en medio del sufrimiento, del llanto, tenemos la alegría serena que da el nacimiento del Salvador”.

El obispo matagalpino ofreció ese mensaje pastoral en la homilía de la misa que celebró el domingo 16 de diciembre en la parroquia Nuestra Señora de Lourdes, en La Dalia, departamento de Matagalpa. “Les confieso —dijo monseñor Álvarez— que por respeto al dolor y sufrimiento que los hermanos están viviendo, he decidido desearle a mis amigos: Santa Navidad, y no porque desearnos feliz Navidad sea malo, sino porque queda la pena de poder herir el sentimiento del que sufre. Es más, se puede sentir irrespetado porque puede tener un llanto en su corazón, por eso personalmente he decidido desearle a mis hermanos que son ustedes, a mis amigos que son ustedes, una santa Navidad”.

En realidad, explicó el prelado matagalpino, “la Navidad es alegre, feliz porque es santa. Quizás ya habíamos perdido el norte, nos habíamos acostumbrado a una felicidad demasiado superficial y el Señor a través de esta situación nos ha despertado, ha aprovechado y nos da la gracia de despertarnos para descubrirnos el auténtico significado de la Navidad, la santidad de Dios hecho niño”.

Además de lo dicho por monseñor Álvarez, la situación actual también es apropiada para recordar lo que el papa Juan Pablo II dijo sobre el significado de la Navidad, que “Jesús nace para la humanidad que busca libertad y paz”, nace para todas las personas “necesitadas de salvación y sedientas de esperanza”.

Deseamos, pues, que esta Navidad sea santa en la esperanza de que muy pronto vendrán la libertad, la paz y la justicia, grandes dones y dignidades que pertenecen a todos los nicaragüenses, pero les han sido arrebatados. La esperanza que la presa política Irlanda Jerez ha expresado en el emotivo mensaje de Navidad que desde la cárcel le ha enviado a sus hijas.

La entrada Una Santa Navidad aparece primero en La Prensa.

Leer en La Prensa

Be the first to comment

Leave a Reply